LiterAnime

Foro de literatura, anime y manga
 
ÍndicePortalFAQRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 [RP] Casa Luna de Plata

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente
AutorMensaje
LordKoal
Jefe literario
avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 11/02/2014

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Mar Abr 22, 2014 3:41 am

- No te dije nada porque entre los asuntos a atender y las obras próximas se me olvidó, perdona. Pero seguro que no es nada importante, y de seguro habrá que ir a uno de esos bailes que tan poco te gustan. ¿Te importaría acercarme a Luna? No quiero ir a palacio manchada de barro.
- Claro que sí, ahora mismo te la traigo
Fue en busca de la yegua, se la llevó y se despidieron con un beso.

Tras verla alejarse montada sobre Luna, volvió al trabajo con los dos aprendices y cuando estaban ya casi acabando de hacer las zanjas para los cimientos les dijo que comerían con él para no perder tiempo ese día. Les indicó que prosiguieran con un par de cosas y mientras entró a casa a preparar la mesa. No tardó mucho, pues como Nabi le indicó pudo usar lo que había del día antes, un poco de pollo en salsa de almendras y algo de perdiz con miel. Terminó de preparar la mesa y fue a llamar a los aprendices cuando, al acercarse a la puerta, escuchó a uno de ellos, Sinforoso, hablar en bajito a Ambrosio, que continuaba trabajando. Les dejó acabar y les invitó a pasar.
Entró primero Sinforoso y tras de él fue Ambrosio a quien Koal paró con la mano.
- Sinfo, entra y siéntate. ¡Ambrosio! Ven conmigo a por agua de la fuente.

Ambrosio era un zagal que había perdido a su padre hacía años y vivía que su madre. Un buen día se detuvo ante la carpintería de Koal embobado en lo que este hacía. Se percató de ello y desde ese entonces lo tomó como pupilo para enseñarle el oficio. El don de palabra no era lo suyo y apenas sabía expresarse con corrección, pero todo ello lo suplía con su buena voluntad de aprender y de trabajar.
Le condujo hasta la fuente que estaba cerca de casa y llenaron los dos cántaros.
- Ambrosio, escuché antes hablar a Sinforoso. Dime...¿que te contó?
- Puez mire Zeñor, Zinfo tiene miedo de comer en caza de la zeñorita bruja.
- ¿Y a ti?
- A mi me da igual Zeñor.
- Bien, vamos a comer pues, no hagamos esperar a Sinforoso o se asustara...aunque... - pensaba - Se me ocurre algo Ambrosio
- ¿El qué Zeñor?
- Necesitaré tu ayuda, vamos a gastarle un broma a Sinfo ¿vale?
- ¿Una broma?
- Si verás, lo que vamos a hacer es...

Koal le explicó rápidamente lo que tenía pensado y regresaron a casa con los cántaros de agua. Sinforoso no se había movido de la silla en la que se sentó y parecía algo distante e intimidado por la estancia. Koal les sirvió un poco de pollo a cada uno y otro poco para él así como repartió el pan entre todos y llenó los vasos de agua. En ese momento, le hizo un gesto a Ambrosio y cuando este comenzó a comer empezó a retorcerse de dolor. Ese era el "plan" que Koal le había contado y lo estaba haciendo perfecto. Parecía un auténtico actor de teatro. Cayó al suelo quedando inmóvil. Sinforoso estaba estupefacto y había soltado al momento el tenedor.
- Le...le...le ha envenado. ¡La bruja!...¡Se lo dije! - miró a Koal - ¡Seguro que usted lo sabía!
Giró la cabeza hacia todos los lados, buscando con la mirada alguna manera de huir de aquel lugar. Estaba a punto de entrar en pánico cuando una mano le agarró la pierna a la altura del tobillo. Era Ambrosio que empezó a reírse a carcajadas. Koal estaba en la misma situación, se había aguantado la risa y ahora no podía parar de reír.
- Lo sentimos Sinfo, pero es una broma - seguía riendo - Te escuché antes y decidí gastarte una bromita con ayuda de Ambrosio.
Le puso la mano por encima a Sinforoso.
- ¿Como pensastes que la comida iba a tener veneno?
- Es que...se cuentan cosas... - seguía algo estupefacto
- Pues ya ves que no. Venga, sentémonos y comamos algo tranquilos.

Volvieron a la mesa y continuaron comiendo.
- La verdad Señor Koal, es que este pollo está muy bueno - dijo Sinforoso
- Cuando venga Nabi se lo agradecéis a ella, que es receta suya.

Terminada la comida, se tomaron unos minutos de reposo y volvieron a la tarea. Una vez hecha la zanja había que empezar a levantar la estructura. Entre los tres fueron colocando durante esa tarde uno a unos los pilares principales en cada sitio y fijándolos bien al suelo reforzados con piedras y clavos en las vigas de madera. Fue un trabajo laborioso que les llevó toda la tarde pero al menos la estructura principal quedó preparada e iba tomando forma las caballerizas.
- Bien, por hoy vamos  dejarlo, proseguiremos mañana - les dijo a ambos aprendices - Antes de marcharos, ¡tomad!
Dio a cada joven dos monedas.
- Lo habéis hecho muy bien, ¡nos vemos mañana a la misma hora!

Koal regresó dentro de casa y se dio un baño. Tras eso se sentó un rato junto a la chimenea y esperó la llegada de Nabi. Ya casí había anochecido cuando escuchó relinchar un caballo y supo inconfundiblemente que era Luna. Salió corriendo a la parte trasera y ayudó a su amada a bajar de la yegua fundiéndose en un beso con ella.
- Ya te echaba de menos - le acariciaba la cara - ¿Para qué te llamaron?
La joven, que parecía entre exhausta del viaje y algo impresionada, le entregó dos cosas, un certificado y un blasón. Koal los observó y quedó perplejo.
- Pe..pero esto significa que...
No había duda, habían otorgado a Nabi el Señorío de Caracena. Volvió a observarla y no pudo sino felicitarla con un beso.
- ¿Como te sientes tras haber sido nombrada noble?...Umm espera, mejor vayamos dentro y así descansas del viaje y me cuentas.
Koal ató a Luna a un poste y le llevó algo de comida y agua pues también debería estar agotada del viaje.

Tras esto, entró con Nabi a casa.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Miér Abr 23, 2014 4:41 am

La bruja respondió sonriendo, saliendo un poco de su asombro.
- ¿Como te sientes tras haber sido nombrada noble?...Umm espera, mejor vayamos dentro y así descansas del viaje y me cuentas.

Una vez entraron, la joven se sentó y apoyó la cabeza en su hombro.
- La verdad es que aún no me lo creo. Es prácticamente imposible esto.
Había puesto una mano sobre las suyas y le miró.
- Vayámonos mañana a conocerlo. No tiene por qué ser a primera hora. Podemos llevarnos parte de nuestras obligaciones en una alforja y quedarnos unos días.


Le besó.
- Piénsalo. Veo que no has cenado. Yo no tengo hambre, comí de más en palacio y ahora me siento llena. Pero voy a prepararte algo.
Se levantó y se la preparó. Al terminar, volvió a la sala.
- Cuando quieras, ya está todo listo. No tardes mucho que se enfría.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
LordKoal
Jefe literario
avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 11/02/2014

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Sáb Abr 26, 2014 3:13 am

- Vayámonos mañana a conocerlo. No tiene por qué ser a primera hora. Podemos llevarnos parte de nuestras obligaciones en una alforja y quedarnos unos días.
- La verdad es que ya había quedado con Ambrosio y Sinforoso para continuar mañana el trabajo en las caballerizas. - le comentó - Pero bueno... todo será avisarles o... mejor aún, ya sé qué harán mañana cuando lleguen.
Su amada le besó mientras el seguía dubitativo.
- Piénsalo. Veo que no has cenado. Yo no tengo hambre, comí de más en palacio y ahora me siento llena. Pero voy a prepararte algo.
- No tienes por qué hacerme nada. Lo que tendrías que hacer es descansar del viaje
La joven no le hizo caso. Aprovechó mientras tanto para revisar algunos pedidos que le habían solicitado y mediante ellos anotó algunas cosas que sus aprendices harían los días que él estaría fuera.
- Cuando quieras, ya está todo listo. No tardes mucho que se enfría.
- Voy en un instante...
Terminó de anotar lo necesario y fue a cenar ante la atenta mirada de la bruja.


De buena mañana estuvieron puntuales ambos aprendices para continuar el trabajo de las caballerizas. Koal bajó a recibirles y al verle se sorprendieron.
- ¡Buenos días a ambos!
- ¡Buenos días!
- ¡Buenoz díaz zeñor!
- Ya veis que no voy preparado para el trabajo. Ha habido un cambio de planes. Tengo que marchar durante unos días, pero os dejaré al cargo de algunas cosillas en la carpintería y continuaremos con esto cuando podamos.
Les explicó algunos encargos que debían ir haciendo entre ambos y les entregó la nota que la noche antes había preparado para que no se les olvidara nada. Ya habían estado con él el suficiente tiempo para ir al menos haciendo las cosas más básicas, aquellas que no requieren de gran maestría y así ir adelantando trabajo a Koal.
- Nos vemos a la vuelta.

Subió a la habitación y despertó a la bruja besándola con dulzura en los labios.
- Me da cosita despertarte pero... Tendríamos que ir preparándonos para ir a Caracena ¿no?

_________________
Volver arriba Ir abajo
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Dom Abr 27, 2014 9:55 am

Respondió al beso de la misma forma, aún en sueños.
- Me da cosita despertarte pero... Tendríamos que ir preparándonos para ir a Caracena ¿no?
- Sí, pero da pereza levantarse.

Aún así, se estiró y salió de la cama. Rápidamente se vistió y bajó a la cocina a hacer el desayuno. Después de terminarlo, Nabi miró qué debía llevarse. Escribió unas anotaciones en un papel, copiando de uno de los libros que tenía en la sala, y lo apiló junto a otros que tenía en la mesa.

Ya que no podía tocar el libro que su amado le trajo meses atrás, hizo que levitara mágicamente hasta su alforja, donde después metió los papeles. Se aseguró de no dejarse nada y se puso la capa. Asmodeus se metió en la alforja y Centinela ya estaba nervioso al lado de la puerta.
- Ya estoy lista.

Montaron ambos sobre Luna y partieron hacia su destino. Cuando llegaron a Osma pararon a comer allí antes de seguir su viaje. Entraron en su señorío, y la bruja se fue asombrando de la magnitud de sus tierras. Pasaron por algunos pueblos en los que no pasaron desapercibidos, y los lugareños les dijeron que había un castillo, y les indicaron el camino.
- Koal, es demasiado. ¿Un castillo, en serio?

Cabalgaron por el interior de un cañón.
- Se me ocurre que podríamos usarlo como método defensivo, pero eso te lo dejo a ti, que eres el estratega.
Volvieron a parar porque Luna necesitaba descansar y beber algo de agua. La joven miró a su alrededor.
- Me parece un bonito lugar. Podríamos perdernos por aquí algún día...- dijo con una sonrisa traviesa.

Ya en marcha de nuevo, no tardaron en llegar al castillo. Nabi tenía la boca desencajada.
- Esto ya roza lo obsceno- murmuró.

Al ser divisados por algunos empleados, fueron todos a la entrada a recibirles, inclinando la cabeza. Como las veces anteriores, dejó que Koal bajase primero de la yegua y que la ayudara a descender. Una muchacha se puso delante de ellos.
- Bienvenidos al castillo de Caracena. Mi nombre es Donata, y estaré encantada de servirla, señora.
- Señorita. Primera orden: no sólo deberán obedecerme a mí, sino a Koal también.
- Sí, señora- Nabi se irritó, pero no lo demostró-. ¿Desea algo?
- Por ahora que vayan preparando la cena. Nosotros nos ocuparemos en elegir nuestra alcoba.

Los criados se empezaron a mover, pero la bruja se encargó de que no se movieran llamando de nuevo su atención.
- Miradme todos- les mostró las manos-. Estas no son manos de alta cuna. Hasta no hace mucho tuve vuestro mismo rango, y es algo que nunca voy a olvidar. La reina me otorgó estas tierras para cuidar de ello. No voy a ser la típica señora de tierras que maltrata a sus trabajadores, pero espero por vuestra parte que no seáis holgazanes. Tendréis facilidades para trabajar y que podáis atender a vuestras familias. Y si hay alguien que se propasa con alguno de vosotros, me gustaría que me lo comentárais. Como os he dicho, sé bien lo que es estar en vuestra situación y que den golpes a uno por nada. Podéis iros.

Luego de dar las riendas de Luna a uno de ellos y dejó que se ocupara de ella, tomó la mano de su novio y entraron al castillo. Deambularon por los pasillos, topándose con criados de vez en cuando.
- Uff, es enorme. No creo que llegue a habituarme.
Habían entrado en varias habitaciones que rechazaron por distintos motivos, hasta que dieron con la adecuada.

Mientras el alcalde estaba distraído, la joven cerró la puerta y después se abalanzó sobre él, haciendo caer a ambos sobre la cama. Le besó con una sonrisa en los labios.
- Bienvenido a mi señorío.
Siguió besándole hasta que unos golpes en la puerta les interrumpieron.
- Señora, la cena está lista.
La joven le volvió a besar y se levantó.
- Te has librado, por ahora. Pero después de la cena no tendrás escapatoria.
Abrió la puerta y fueron al comedor, con la cena ya lista en la mesa, esperando a ser devorada.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
LordKoal
Jefe literario
avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 11/02/2014

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Vie Mayo 02, 2014 2:32 am

El señorío de su amada quedaba algo al sur de Osma, por ello se llevaron lo necesario para varios días. Tras parar para descansar y comprar algunas cosas en la vecina villa, continuaron el camino hasta entrar en las nuevas tierras donde se toparon con algunos de sus habitantes que les dieron las indicaciones necesarias de donde estaba todo.
- Koal, es demasiado. ¿Un castillo, en serio?
- Si, yo también lo he escuchado - ambos no salían de su asombro

Continuaron tranquilamente a lomos de Luna por el camino que les habían dicho. Iban fijándose en los detalles de cada lugar por el que pasaban. Hacía un día espléndido, con una ligera brisa procedente del oeste que traía numerosos aromas de la primavera. Tras un rato a lomos de la yegua, llegaron a una zona que llamó la atención de la joven y se detuvieron.
- Se me ocurre que podríamos usarlo como método defensivo, pero eso te lo dejo a ti, que eres el estratega.
Koal miró el lugar, un pequeño paso situado entre dos colinas bastante pronunciadas de difícil acceso.
- La verdad es que sí, es un buen lugar defensivo siempre y cuando no encuentren una manera de rodearlo lo cual quizás es bastante fácil. Habrá que ver con calma... - espoleó a Luna - ¡Continuemos!

Tras abandonar esa zona llegaron a otra totalmente distinta. Un riachuelo formaba una pequeña laguna rodeada de frondosos árboles que daban resguardo del sol con su fresca sombra. Se bajaron del animal y le dejaron beber mientras miraban la misma.
- Me parece un bonito lugar. Podríamos perdernos por aquí algún día...
- ¿Perdernos ehh? - le devolvió la sonrisa traviesa - ¡Debemos continuar! No debe quedar mucho ya.

Y así fue... Tras salir de aquella laguna divisaron una silueta a lo lejos, era el castillo. La joven no podía creérselo.
Tras cruzar la entrada principal varios sirvientes salieron a recibirles. El joven bajó y ayudó a su amada a hacer lo propio. Tras las oportunas presentaciones y cortesías, la joven empezó a dar las primeras instrucciones a los mismos sobre que debían hacer y cómo debían comportarse para con ella y con el joven. Este, estaba absorto mirando todo a su alrededor y apenas atendía a las cosas que les comentaba la bruja hasta que tomó su mano. Recorrieron las estancias una a una en busca de un lugar adecuado para la alcoba mientras los criados se afanaban en preparar la primera cena que tomarían en Caracena.
- Uff, es enorme. No creo que llegue a habituarme.
- Desde luego que sí, ni comparación a nuestras casas - se reía

Encontraron una de su gusto, o más bien del gusto de Nabi, al joven realmente le parecían todas adecuadas o casi iguales. Mientras soltaba unas cosas sobre la cama, de repente, la joven se abalanzó sobre él cayendo ambos sobre la cama y besándole.
- Bienvenido a mi señorío.
La miró y no parecía que fuera a quitarse de encima.
- No sabía yo que en lo de "elegir alcoba" entraba también lo de "probarla" - rió y continuaron besándose hasta que unos golpes en la puerta les interrumpieron, era la hora de cenar.
- Te has librado, por ahora. Pero después de la cena no tendrás escapatoria.
- Eso sería si tuviera ganas de huir...

Se dirigieron al salón principal, bastante bien decorado, pero no dudaba de que su amada le daría un toque personal. Cenaron hasta hartarse. El camino había hecho mella, sobre todo en sus estómagos y los criados habían preparado una primera cena con mucho esmero que estaba deliciosa.
Cuando acabaron, les dieron las gracias a los mismos por las atenciones y decidieron regresar a la habitación para descansar.
- ¿Descansar? ¡Qué bien mientes...! - le dijo a la bruja
Acto seguido cerró la puerta y tras echarla en la cama finalizaron lo que antes de la cena habían interrumpido...

A la mañana siguiente el joven se despertó antes que la bruja, que dormía plácidamente sobre su hombro. No sabía muy bien si era de madrugada o ya bien entrada la mañana. Besó su cabeza y frotó su brazo con delicadeza hasta que comenzó a despertarse.
- ¿Lista para comenzar un nuevo día, Señorita de Caracena?

_________________
Volver arriba Ir abajo
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Lun Mayo 12, 2014 8:22 am

La joven se hallaba inmersa en un sueño profundo, pero un cosquilleo en el brazo la fue despertando.
- ¿Lista para comenzar un nuevo día, Señorita de Caracena?
Se frotó los ojos y se encontró desorientada unos instantes, hasta que recordó el día anterior. Con un movimiento de la mano, descorrió mágicamente un poco las cortinas.
- Aún no es de día- cerró la mano excepto el dedo índice y lo llevo a su oído-. ¿No escuchas que todo está muy tranquilo? Podemos estar un poco más aquí. Y si ya no tienes sueño, se me ocurre una buena forma de pasar el tiempo hasta que amanezca- le besó sonriendo.

Cuando el cielo se empezó a poner rojizo, decidieron levantarse. La bruja abrió el armario y se quedó sorprendida por la cantidad de ropa que había, tanto para ella como para su amado. Eligió algo sencillo. Ya vestidos, bajaron a desayunar, mientras se iban encontrando con algunos criados por el camino.
- ¿Qué te parece si nos vamos a conocer un poco mejor estas tierras? Mando a los criados que nos hagan comida para el día y nos vamos cuando esté lista.

Al estar de acuerdo, buscaron a Donata y le dieron instrucciones. Después fueron a las caballerizas.
- No vamos a sobrecargar a Luna. Elige el que más te guste.
Mientras esperaba, estuvo acariciando a su yegua. Cuando el alcalde eligió, fue a su lado.
- A partir de ahora es tuyo. Considéralo un regalo por aguantar mis decisiones impulsivas.
Una vez tuvieron todo listo, partieron sin rumbo fijo.

A varios kilómetros del castillo se encontraba una aldea. Poco antes de entrar estaban los campos, y había varios campesinos reunidos frente a un hombre, quien estaba pegando a un chico con saña. La joven apretó los dientes, enfadada, y apretó el paso de la yegua. Una chica trató de pararlo, consiguiendo que el hombre dejara en paz al niño y la cogiera a ella. Se la cargó al hombro.
- Ven aquí. Vas a pagar la holgazanería de todos.

Cuando estuvo a su lado, desmontó y fue con paso rápido hacia el hombre por detrás y le dio una patada en el gemelo con fuerza.
- De eso nada. No vas a tocarla.
El hombre aulló, doblando la rodilla de la pierna adolorida.
- ¡Maldita perra!, ¿Quién te crees que eres?
- La señora de estas tierras, Nabi Afonte. Ahijada de la reina, para más detalles.

Se quedó helado.
- Baja a esa chica.
Obedeció, y la chica se alejó mientras la joven se arremangaba.
- Veo que quieres pelea. Adelante, métete con alguien de tu tamaño.
La miraba incrédulo.
- ¡Vamos, valiente! ¿O acaso no eres lo suficientemente hombre para pegarme?
Viendo que no hacía nada, se rió de él.
- Menudo poco hombre que eres.
No pudiendo aguantar más, se lanzó rabioso hacia la bruja y ella se apartó, haciendo que cayese al suelo. Todos se rieron.
- ¡Callaos todos!
- A ver si te enteras que aquí las órdenes las doy yo- le dio una patada en el costado.

Le pisó en medio de los hombros, impidiendo que se levantara, y les dijo mientras se bajaba las mangas:
- Escuchadme bien. En Caracena, nadie volverá a sufrir palizas de individuos como estos. Y si sigue habiendo, hacédmelo saber para sacarlos a patadas de aquí- se dirigió al capataz-. En cuanto a ti, quiero que te vayas a tu choza, cojas tus cosas y salgas rápido de mis tierras. Sé que habrá que pagarte tus servicios, ve a Soria y cuando esté allí ajustaremos cuentas.

Seguido habló con los lugareños:
- Tenéis prohibido darle comida o alojamiento. Ahora, ¿me indicáis dónde está la taberna?
Subió de nuevo a lomos de Luna y les siguieron.
- Perdona lo que acabas de presenciar cariño, pero luego te contaré el por qué me puse así. Espérame, no tardo.

Compró un par de barriles pequeños llenos de cerveza. A pesar de querer pagarlos, no la dejaron, así que se marchó, y siguieron su viaje, al principio en silencio.
- Lo que has visto hace un rato lo sufrí yo cuando era apenas una niña, al menos en parte. Me golpeaban de la misma manera y, cuando fui algo más mayor, trataron de abusar de mí. Fue la primera y última vez. A partir de ahí, me juré que nadie más me pisotearía- se pasó la mano por el pelo-. El hombre aquel, todos los de su calaña son iguales, sólo aprenden a golpes. Sin excepción.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
LordKoal
Jefe literario
avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 11/02/2014

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Dom Mayo 25, 2014 4:54 am

- ¿Qué te parece si nos vamos a conocer un poco mejor estas tierras? Mando a los criados que nos hagan comida para el día y nos vamos cuando esté lista.
- Me parece perfecto. Realmente no tenemos otra cosa que hacer.

Se pusieron a prepararlo todo, avisando a unos y otros de su salida y tomando todo lo necesario para el viaje. Cuando acabaron, se dirigieron a las caballerizas. Todo lo que llevaban iba a ser demasiado para Luna que además tendría que cargar con ambos y ya había hecho lo propio el día antes con ambos.
- No vamos a sobrecargar a Luna. Elige el que más te guste.
Aún poniendo gesto de disconformidad, aceptó.
- ¡Está bien!
Echó un vistazo a los caballos. Uno a uno fue revisándoles los dientes y los cascos para ver cual de ellos estaba en mejores condiciones. Además, no contento con ello, también preguntó al encargado de las caballerizas, el cual le condujo hasta los ejemplares más jóvenes y fuertes. Llegaron un caballo gris, de poderosos cuartos traseros y gran alzada. Tras observarle, decidió quedarse con él.
- Me quedo con este. Ya pensaré en un nombre para él - dijo mientras le acariciaba el lomo.
- A partir de ahora es tuyo. Considéralo un regalo por aguantar mis decisiones impulsivas.
- Mi bruja... - le dió un beso - ...sin sus decisiones impulsivas, no sería mi bruja.
La tomó de la cintura y le dió otro largo beso.
- ¡Te lo agradezco preciosa! Aunque me esté saltando el protocolo - se rió.
El encargado le ayudó a ensillarlo y una vez listo, partieron.

Siguiendo las indicaciones de los criados y de algunos lugareños, pronto llegaron a un pueblo, pero antes de alcanzarlo algo llamó su atención. En los campos cercanos algo sucedía y la bruja giró a Luna en aquella dirección. Koal no se quedó atrás y le fue a la zaga.
Al llegar, un hombre pegaba a un chico y la bruja decidió intervenir. Salió en defensa de aquel joven y se enfrentó al agresor. Koal decidió no entrometerse por el momento, pero acercó a su caballo a los hechos y se puso la daga más a mano. No hizo falta, la bruja le humilló y les hizo saber quién era y como las cosas iban a cambiar. Al terminar, subió de nuevo a Luna y continuaron hasta la villa donde Nabi compró un par de barriles de cerveza.
- Lo que has visto hace un rato lo sufrí yo cuando era apenas una niña, al menos en parte. Me golpeaban de la misma manera y, cuando fui algo más mayor, trataron de abusar de mí. Fue la primera y última vez. A partir de ahí, me juré que nadie más me pisotearía. El hombre aquel, todos los de su calaña son iguales, sólo aprenden a golpes. Sin excepción.
- Me quedé bastante sorprendido con tu reacción, aunque en ningún momento quise pararte. Es algo que sólo a ti te correspondía decidir y así además te ganas a la gente. - le dijo esto último mirando a los curiosos que tenían detrás. - Aún así tenía esto a mano por si acaso - tocó su daga mientras le susurraba.
Miró los barriles de cerveza.
- ¿Tanta sed tienes? - le comentó burlón.
Al ver su cara pronto supo de las intenciones de ella.
- ¡¡Aah vale!! ¡Ya sé!

Salieron de la pequeña villa por su parte sur y se encaminaron hacia el lugar que tenía en mente el joven, aquel lugar en el que en su camino hacia Caracena habían parado para que Luna bebiera algo. Tras largo rato, ya cerca del mediodía, llegaron a la laguna. El joven bajó de su caballo y se acercó hasta Nabi para ayudarla a hacer lo propio. La tomó de la cintura y echándose hacia atrás la bajó de su yegua provocando que cayera sobre él.
- ¿No decías de "perdernos" por aquí? - sonrió - Pues ya nos hemos "perdido".
La besó. En esas situaciones el tiempo parece no transcurrir para ellos olvidándose de cuanto tienen alrededor, pero la yegua y el caballo pronto les volvieron a la realidad con un gruñido.
- Parece que estos dos tienen sed ya. - dijo mirándoles sonriente sin soltar a Nabi de sus brazos - Les llevaré a beber de la laguna y que coman de aquellos pastos, pero antes bajaremos las cosas y comeremos nosotros por allí - señaló una zona a la sombra de los árboles - ¿Te parece?

_________________
Volver arriba Ir abajo
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Jue Mayo 29, 2014 3:15 am

Tras pararse y su amado bajar del caballo, esperó a que la ayudara a bajar del suyo. Ambos cayeron y la joven rió al sentir los brazos de LordKoal rodeándola.
- Jajaja, ¡ya te vale!
- ¿No decías de "perdernos" por aquí? Pues ya nos hemos "perdido".

Respondió al beso, y se olvidó de todo lo que sucedía a su alrededor, hasta que los caballos gruñeron y les hicieron volver a la realidad.
- Parece que estos dos tienen sed ya.
- Sí, eso parece- dijo devolviéndole la sonrisa.
- Les llevaré a beber de la laguna y que coman de aquellos pastos, pero antes bajaremos las cosas y comeremos nosotros por allí. ¿Te parece?
Miró hacia donde le indicaba.
- Me parece perfecto. Pero ya me encargo yo de colocarlo, no creas que tardo tanto ni que no pueda con todo.

Les quitaron las cosas a los caballos y, mientras su novio les llevaba hacia el agua, la bruja usó su magia para que la comida levitara y se posara en la zona que había indicado. Se giró y miró al alcalde.
- Ya está todo. Después de todo el jaleo de antes, me ha entrado hambre. ¿Te parece si comemos?

Se sentaron y comieron, tomándose su tiempo. Cuando terminaron, se quedaron un rato descansando.
- ¡Esto es vida! No preocuparse por lo que sucede en el reino, tan sólo tú y yo y decidir cuál será nuestro siguiente destino- apoyó la cabeza en su hombro-. Hablando de eso, ¿cuál será?. Porque este lugar es precioso, pero nos queda mucho por ver aún- dijo pensativa, tomando una mano entre las suyas.

Un rato después, recogieron todo y se volvieron a poner en camino, aunque antes llenaron uno de los barriles, ya vacío, de agua.

Ya en marcha, la joven aprovechó y mandó a Luna ponerse a la par de su amado y, cuando lo consiguió, le tomó de la mano mientras le miraba y sonreía.
- Me encanta estar aquí contigo.

Instantes después, el cielo se fue cerrando, dando paso a grandes nubarrones que soltaron su carga en cuestión de minutos. Fueron al galope hasta que divisaron una casa abandonada. Al acercarse, se dieron cuenta de que se trataba de una ermita.
- Menos mal que encontramos dónde refugiarnos.
Ataron los caballos debajo de un tejado para que no les diera mucho la lluvia, cogieron los bártulos y entraron deprisa. Los pusieron apoyados en la pared y buscaron leña, la cual estaba apilada en la otra esquina.
- Hemos tenido un golpe de suerte- se llevó las manos a los brazos, tiritando.

Cuando el fuego estuvo hecho, Nabi se quitó el vestido que llevaba, quedándose en ropa interior, y lo colgó en uno de los bancos para que secara. Seguido de esto, se acercó al fuego para quitarse el frío de encima.
- Me temo que esta lluvia ha sido culpa mía.
Ante la mirada incrédula de su amado, decidió explicárselo.
- ¿Recuerdas aquella noche que me viste tendida en mi campo? Cuando me quedé en trance...
Pensó unos instantes en cómo seguir.
- Resulta que recibí nuevos poderes, pero están descontrolados. He estado tiempo buscando la forma de eliminarlos o de tenerlos bajo control, y hasta hace poco no he dado con la solución. La tengo justo ahí- señaló su alforja-. Ayer se me olvidó recoger lo que tenía Luna, así que lo he traído junto a otros documentos.

Al sentir menos frío, se alejó y lo buscó.
- Aquí está. ¿Me ayudarías con ello? Si lo hiciera sola me costaría un poco más.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
LordKoal
Jefe literario
avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 11/02/2014

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Lun Jun 09, 2014 3:08 am

- ¡Esto es vida! No preocuparse por lo que sucede en el reino, tan sólo tú y yo y decidir cuál será nuestro siguiente destino...Hablando de eso, ¿cuál será?. Porque este lugar es precioso, pero nos queda mucho por ver aún.
Koal notó como tomaba una de sus manos.
- Pues podríamos cabalgar en aquella dirección - señaló hacia el este con la mano que tenía libre - y llegar hasta los límites de tus tierras. Ya nos las arreglaríamos después para volver, pero me gustaría ver qué hay por allí.

No tardaron mucho en ponerse de nuevo en marcha. Cargaron las cosas de nuevo en los caballos y partieron hacia rumbo desconocido.
Cuando ella se puso a su altura con Luna y le tomó la mano sonriéndole, él hizo lo propio. Estuvo un instante ausente mirando hacia delante para de repente volver su vista a su amada que le había hablado.
- ¿Sabes? Ya pensé en un nombre para el caballo. Lo llamaré "Xarahiz". No sé exactamente qué significa, pero tiene algo que ver con mi pasado o el de mis padres. Vi ese nombre inscrito en alguna de sus pertenencias y he decidido llamar así al caballo. - apretó su mano - Lo mismo no significa nada, pero en ese caso siempre podría darle yo un significado propio ¿te imaginas? "Xarahiz, el Destripador" - soltó una sonora carcajada.

Poco le duró la risa, tan poco como lo que tardó el cielo en soltar una torrencial lluvia primaveral provocando que ambos hubieran de arrear a sus animales en busca de refugio. Consiguieron llegar hasta una ermita e internarse en ella.
- Menos mal que encontramos dónde refugiarnos.
- Si, pero necesitamos secarnos o podríamos caer enfermos.
Al entrar dentro vieron que al menos leña había.
- Hemos tenido un golpe de suerte.
- Si, es un alivio.

Ambos tiritaban bruscamente. Pudieron hacer fuego gracias al pedernal que encontraron no muy lejos de la leña, pero seguían empapados y no era buena idea seguir con la ropa mojada puesta. No tenían otra así pues, decidieron quitársela y ponerla cerca del fuego sobre unos bancos para que se secara.
Koal observó lo que tenía alrededor. El interior de la ermita era bastante oscuro, casi sombrío, pues sólo iluminaba el mismo dos altos ventanucos rejados así como un poco de luz procedente del atrio. Si bien, es cierto que los nubarrones de la tormenta que ocultaban el sol no ayudaban mucho a hacerse una idea de cuan iluminada podría ser dicha estancia en un día normal.
El techo tenía un envigado de madera, bastante antigua por lo que podía observarse. Podría preocupar que una chispa de la lumbre de la que se calentaban saltase e incendiara la ermita pero, esa madera estaba en exceso húmeda, quizás producto de alguna gotera del techo. Además, la presencia de madera para hacer leña bien podría indicar que dicha ermita aún se usaba por los lugareños o bien que los pastores la usaban como lugar de refugio al igual que acababan de hacer ellos.

Decidió dejar de preocuparse de todo aquello y centró su mirada en el cálido fuego.
- Me temo que esta lluvia ha sido culpa mía.
Koal salió de su ensimismamiento y la miró incrédulo.
- ¿Recuerdas aquella noche que me viste tendida en mi campo? Cuando me quedé en trance...
- Claro que la recuerdo - asintió - Pero, ¿qué tiene que ver aquello con esta lluvia de primavera?
- Resulta que recibí nuevos poderes, pero están descontrolados. He estado tiempo buscando la forma de eliminarlos o de tenerlos bajo control, y hasta hace poco no he dado con la solución. La tengo justo ahí. Ayer se me olvidó recoger lo que tenía Luna, así que lo he traído junto a otros documentos.
Se levantó a por algo de su alforja.
- Aquí está. ¿Me ayudarías con ello? Si lo hiciera sola me costaría un poco más.
Cambió la expresión de su rostro para tratar de obtener algunas respuestas.
- A ver, un momento, perooo... ¿cómo es eso de que recibiste nuevos poderes y que están descontrolados? ¿Exactamente cómo se descontrolan y qué provocan? ¿Qué...?
Muchas preguntas le hacía y ella había quedado algo callada. Se acercó y abrazándola le dio un beso en la mejilla.
- No te preocupes, voy a ayudarte en todo lo que necesites. Pero ya que estamos aquí, puedes contarme para así entender todo mejor.

Volvieron a sentarse junto al fuego el uno junto al otro y ella sació su curiosidad. Una vez acabó, el volvió su vista hacia el documento de la alforja.
- Ahora que ya te comprendo mejor, ¡dime qué debo hacer!

_________________
Volver arriba Ir abajo
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Vie Jun 13, 2014 1:37 am

Se le escapó una sonrisa al sentir el beso y abrazo.
- No te preocupes, voy a ayudarte en todo lo que necesites. Pero ya que estamos aquí, puedes contarme para así entender todo mejor.
- Agradezco tu ayuda. Verás, al día siguiente de recibirlos, recordarás también cuando viniste a mi casa y estaban los cristales rotos. Eso fue una consecuencia de una pequeña riña con Asmo- se quedó pensando en cómo continuar-. Lo que quiero decir es que, al parecer, estos poderes van unidos a mis emociones y pueden magnificar cualquiera de ellas, causando cualquier destrozo. Por eso quiero contenerlos, prefiero dominarlos a que ellos me dominen a mí.
- Ahora que ya te comprendo mejor, ¡dime qué debo hacer!

Se rascó la cabeza.
- Según leí, los elementos básicos deben estar en contacto conmigo y entre ellos mientras recito el hechizo. Sí, quienes hicieron los libros de magia eran muy crípticos. Supongo que valdrá con sostenerlos en las manos mientras recito el hechizo. Pero claro, el agua y el fuego no se llevan bien. Así que había pensado en que cogieras una ramita pequeña con fuego y la juntaras con el resto de elementos de mis manos cuando diga esta palabra- le señaló la penúltima del conjuro-. Voy a por lo necesario.

Se levantó, cogió el barril que contenía agua y lo dejó al lado de su amado. Después salió un momento, comprobó que los caballos estaban bien y cogió algo de tierra antes de volver rápidamente a sentarse donde estaba. Con los pulgares trabajó para hacer que el centro de sus manos estuviera libre de tierra.
- Necesito que me eches el agua justo en el centro y que me sostengas el hechizo mientras lo recito.

Cuando ya estuvo todo listo, y vio que su novio tenía el hechizo en una mano y el palo prendido en la otra, comenzó a recitar las palabras. Al llegar al final, LordKoal puso el fuego en sus manos, donde ya le había indicado previamente. Ya al terminar, se levantó un gran viento dentro que apenas duró unos instantes. La bruja miró sus manos, las cuales contenían ceniza.
- ¡Ha funcionado! O eso creo. Aún falta una última cosa.

Se levantó y tiró parte de las cenizas en el fuego que, lejos de apagarse, aumentó más. Seguido salió y tiró otra pequeña parte en un charco cercano. Cavó con el pie en contra del viento y tiró la mitad de lo que tenía, volviéndolo a tapar cuando ya estaba todo. Por último, dejó que el viento se llevara el resto de las cenizas de sus manos, sacudiéndolas para no dejar nada.

Volvió al lado del alcalde.
- Probaré si ha resultado.
Extendió la mano hacia el fuego y descendió despacio, haciendo que el fuego volviera a estar al mismo tamaño que antes del hechizo. Sonrió.
- ¡Perfecto! Muchas gracias cariño- dijo antes de darle un largo beso-. Desharía la tormenta, pero creo que no quiero, así tengo la excusa perfecta para estar aquí contigo.

Se giró lo justo para que, con un movimiento de la mano, la comida y el otro barril se acercasen a ellos.
- ¿Cenamos?
Mientras se servían, la joven se quedó pensativa.
- Estaba recordando el nombre que me dijiste esta tarde, y lo estaba analizando. Claramente no es de aquí. Se me hace que moro, o es mi impresión- sacudió la cabeza y dio un bocado a su comida-. Pero como digo, son impresiones mías. Se me ocurre que, ya que tenemos que hacer noche aquí, y como aún es pronto para irnos a dormir, podríamos preguntarnos o contarnos cualquier cosa.

Terminó lo que tenía entre manos y dio un trago a la cerveza.
- Empiezo yo. Cuando tenía diez años, estuve durante seis meses sirviendo a unos nobles, en un lugar cerca de Burgos. No duré más, puesto que la hija de ellos me hacía la vida imposible y un día, harta de sus juegos y malos modos, se lo hice pagar. Obvio que me despidieron y trataron de azotarme, pero fui más rápida y salí huyendo. Si hubieras visto la cara de esa maldita cría...- comentó riéndose.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
LordKoal
Jefe literario
avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 11/02/2014

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Sáb Jun 28, 2014 4:22 am

- ¿Cenamos?
- ¡Claro! Ya tengo bastante hambre.

Se sirvieron y empezaron a comer.
- Estaba recordando el nombre que me dijiste esta tarde, y lo estaba analizando. Claramente no es de aquí. Se me hace que moro, o es mi impresión…Pero como digo, son impresiones mías. Se me ocurre que, ya que tenemos que hacer noche aquí, y como aún es pronto para irnos a dormir, podríamos preguntarnos o contarnos cualquier cosa.
- Si, a mi también se me hace como moro, pero la verdad es que sería raro – decía mientras comía - Lo vi en un documento que guardaban los monjes que me cuidaron, aunque… - algo le vino a la mente – bien podría no ser de uno de sus libros sino de textos confiscados a paganos y que no quisieron destruir. Recuerdo cuando era pequeño que continuamente iban y venían extraños personajes que dejaban cosas a los monjes de oscura procedencia, entre ellas algunas que supuestamente me pertenecen. Pero bueno, ya intentaré averiguar que podría ser. – soltó su plato de comida ya vacío – En cuanto a eso, me gusta tu idea. ¡Tú primera! – le sonrió mientras se recostaba hacia atrás.

La bruja le contó una corta historia sobre su adolescencia a la que el joven prestó toda su atención.
- ¿Maldita cría? Yo creo que tú por aquel entonces también serías una cría ¿no? – soltó una carcajada – Bueno, me toca a mi pues…
Carraspeó pensativo y echó mano de su jarra de cerveza para refrescar el gaznate mientras buscaba en su mente que podría contarle y de lo que se acordara con todo lujo de detalles.
- Obviamente cuando era crío no estaba solo con los monjes. Con ellos había algún que otro huérfano y de vez en cuando también monaguillos que pasaban por allí el día tras los oficios. La mayoría ayudábamos a los monjes con las tareas diarias y esto incluía la labranza de su pequeño campo, hacer la comida y también la limpieza del monasterio. Trabajar el campo era algo duro, pero rodeado de personas que entre sí se apoyaban y reían juntas era también reconfortante. – tomó un trago y prosiguió – Como críos que éramos nuestras trastadas liábamos. Lo típico era no hacer bien las cosas por estar todo el rato con bromas y juegos y que por ello nos dieran unos azotes, pero en una ocasión fue más allá. Uno de los monjes había tomado algo para dormir, bastante fuerte, porque ni con tortas en la cara despertaba – se rió al recodarlo – Fue entonces cuando uno de mis amigos tuvo la maravillosa idea de quedar al pobre monje sin pelo. Si, como oyes. – le dijo ante su cara de incredulidad – Con unas tijeras comenzó a cortarle lo más a ras que pudo el pelo al hombre, el poco que ya de por si le quedaba. Le dejó el estropicio al lado de la cabeza, en la almohada, así pues cuando se despertó al día siguiente encontró allí todo aquello. Su querido pelo se le había “caído”. Se montó un buen barullo de monjes hablando del tema hasta que uno de ellos se percató de que obviamente se lo habían cortado y al poco tiempo encontraron las tijeras con restos de esos pelos en el cuartucho de mi amigo. Este lo contó todo y a pesar de haber sido él sólo quien lo hizo nos castigaron durante un mes a realizar las labores del campo sin la ayuda de los monjes. Y pobre de nosotros si la cosecha no tiraba adelante…
Se volvió a incorporar.
- Naturalmente la cosecha salió adelante durante ese tiempo sin problema y al monje le volvió a crecer el pelo y, debo decir que bastante más fuerte y espeso que antes – comentó en tono burlón.

Tomó el barril y rellenó las jarras de cerveza aprovechando después para darle un beso a su amada volviendo a recostarse en un improvisado colchón de pasto seco que había por allí cerca.
- Va quedando poca cerveza. ¡Bebemos muuuucho! – se rió - ¿Seguimos contando historias o descansamos mientras la hoguera se apaga? – dio dos palmaditas a su lado para indicarla que se recostara junto a él cerca de la hoguera.

La bruja se acercó y el joven la envolvió con sus brazos al tiempo que le daba un beso en la mejilla.
- Son historias buenas o malas, quizás unas mejor para recordar y otras para olvidar, pero sin duda alguna la historia que se desarrolla actualmente desde hace unos meses es para mí la mejor – le acariciaba el pelo a la joven y la besó – Lo de no deshacer la tormenta ha sido una gran idea sin duda. – le dijo mientras miraba sus ojos completamente enamorado.

Miraban ambos la hoguera, abrazados, ensimismados, ajenos al mundo y a todo lo que sucedía fuera de aquella ermita, igual que en sus primeros viajes tras conocerse.
- Y dime, ¿tienes idea de hacia dónde nos llevará mañana este pequeño viaje?

_________________
Volver arriba Ir abajo
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Sáb Jun 28, 2014 4:26 am

Nabi rió con la hazaña pasada de su chico.
- Seguro que como eras todo un bicho te castigaron también por eso. me extraña que tú hayas sido bueno alguna vez- se burló.
- Va quedando poca cerveza. ¡Bebemos muuuucho! ¿Seguimos contando historias o descansamos mientras la hoguera se apaga?
La joven se sentó a su lado.
- Un soriano nunca bebe mucho- dijo mirándole y guiñando un ojo.

Al sentir los brazos de su amado a su alrededor, apoyó la cabeza en su pecho.
- Pienso que por ahora está bien. Ya iremos averiguando más el uno del otro. Basta con preguntar.
- Son historias buenas o malas, quizás unas mejor para recordar y otras para olvidar, pero sin duda alguna la historia que se desarrolla actualmente desde hace unos meses es para mí la mejo. Lo de no deshacer la tormenta ha sido una gran idea sin duda.

Acarició su mejilla, sin poder evitar sonreír.
- De cuando en cuando tengo ideas buenas- dijo jugando con una mano entre las suyas-. Nos venía bien un tiempo solos, sin ningún tipo de preocupación. Desde que somos novios, apenas hemos tenido un respiro, y eso no está bien. Otros tienen todo el tiempo del mundo, y nosotros no hacemos más que trabajar. Espero que consigamos más tiempo como el de ahora.

Se quedaron unos instantes en silencio.
- Y dime, ¿tienes idea de hacia dónde nos llevará mañana este pequeño viaje?
- La verdad es que no. Tal vez deberíamos volver, o tal vez tardar más, ya lo veremos mañana, pero la ruta te la dejo a ti- le dio un beso-. Se me ha ocurrido dar una cena e invitar a los vecinos a modo de inauguración. Después de darla, deberíamos volver a Soria.

Le abrazó con más fuerza, acomodándose. Sentía que se quedaba adormilada, pero luchaba contra el sueño, aunque llevaba las de perder.
- Estaba recordando una de mis andanzas por Castilla, cuando estuve sirviendo en casa de unos...- no pudo continuar, venciendo el sueño y quedándose profundamente dormida.

A la mañana siguiente se despertó temprano y zarandeó a LordKoal.
- Buenos días, cariño. Debemos ponernos en marcha.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
LordKoal
Jefe literario
avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 11/02/2014

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Mar Jul 01, 2014 9:10 am

La verdad es que no. Tal vez deberíamos volver, o tal vez tardar más, ya lo veremos mañana, pero la ruta te la dejo a ti.
Frunció un poco el ceño, pues la idea de salir por las tierras de Caracena había sido de ella y ahora mismo él no tenía ni idea de como volver pero el beso de su amada le hizo aceptar asintiendo.
- Se me ha ocurrido dar una cena e invitar a los vecinos a modo de inauguración. Después de darla, deberíamos volver a Soria.
- Eso ya si que te le dejo a ti, ya sólo faltaría que me dejaras el cargo de organizar una cena - sonrió ante la idea de la que podría liar.
Tras acomodarse un poco, los párpados del joven se cerraron mientras oía una voz que cada vez más y más se apagaba hasta que de repente el silencio...ambos se habían dormido.

- Buenos días, cariño. Debemos ponernos en marcha. - Le despertó una voz a la mañana siguiente.
Abrió los ojos con dificultad. Había bastante luz, indicativo de que las tormentas de la noche anterior se habían marchado. Se limpió las legañas con la mano y acercó a su novia a él dándole un dulce beso.
- ¡Buenos días bruja! - le dijo cariñosamente - ¿Es muy tarde?
Obtuvo una negativa por respuesta. Se levantó y salió a la calle en busca de algún recipiente o charco con agua de la noche anterior para lavarse la cara. Ya más despejado regresó dentro y comieron algo.
- Si quieres hacer una cena antes de que regresemos a Soria, lo mejor es entonces que volvamos cuanto antes a Caracena.
Tomó un pedazo de pan con algo de manteca.
- Si no me oriento mal, deberíamos ir hacia el suroeste.
Cuando acabaron, recogieron todo y montaron en sus caballos.

Su instinto no le falló. Ya cerca del mediodía llegaron a Caracena. Dejaron los caballos en los establos y mientras Nabi comentaba a los sirvientes lo que tenía en mente preparar, el joven fue a darse un baño rápido. Montar toda una mañana a caballo solía provocar que olieras como uno. Volvió al salón y la joven seguía allí hablando con algunos sirvientes mientras otros habían ido preparando la mesa donde comerían.
- Nabi, mejor dejamos eso para después ¿no? Luego te ayudo con ello.
Tras comer y descansar otro rato organizaron la cena. Fijaron la fecha para varios días después, debía dar tiempo a mandar las invitaciones pertinentes para la misma así como para hacerse con algunos alimentos en los mercados cercanos.

Los días de espera hasta la misma transcurrieron entre la monotonía, el aburrimiento y los preparativos. Tal fue así que el mismo día de la cena el joven decidió salir a cabalgar por los alrededores y casi llega tarde. Por suerte, llegó a tiempo y la cena transcurrió sin problemas con todos los invitados presentes en la misma, incluido el abuelo de su amada con el que tampoco quería cruzarse al querer este "hablar con él". Al final eso no sucedió.

Al día siguiente, una vez finalizada ya la cena, despedidos de los invitados y tras dejar todo en buenas manos en Caracena, pusieron rumbo a casa, a Soria. Llevaban unas dos semanas fuera pero dada las cosas que dejaron sin finalizar en uno y otro lado, pareciera que llevaban meses. Una cosa había clara, había que finalizar el establo lo antes posible, pues ahora no era sólo para Luna, sino también para Xarahiz.

Llegaron ya avanzada la tarde. Ataron a las bestias al poste de la parte de atrás de la casa, les pusieron algo de beber y comer y mientras tanto llevaron los pertrechos que habían traído desde Caracena al interior de la casa. El joven salió y observó que la obra de la futura cuadra seguía tal como la dejó.
- Cariño, voy un momento al taller, a ver si con suerte están allí Sinforoso y Ambrosio.
Le dió un beso y marchó raudo.

Desató nuevamente a Xarahiz. El caballo estaba algo cansado, pero con él llegaría más rápidamente. Se subió al mismo y le espoleó llevándole al trote, sin forzarle mucho. Al llegar a su carpintería divisó a lo lejos que sus aprendices ya habían cumplido el encargo que les hizo antes de marchar, el letrero con el nuevo nombre del taller, el cual ya habían colgado en el exterior:
- "Ebanistería Bosque del Basajaun" ¡Qué bien luce! - se dijo para sí mismo leyéndolo.
Justo en ese momento ambos jóvenes salían del taller dispuestos a marcharse a sus casas.
- ¡Un momento jóvenes!
Se sobresaltaron ambos al no esperar su llegada.
- ¡Buen trabajo sin duda el que habéis hecho! Estoy orgulloso - les dijo mirando el letrero - Tenéis dos días libres, pero tras ello, os quiero ver en la casa de la bruja, que vamos a continuar lo que dejamos empezado. ¿Entendido?
Ambos asintieron sonrientes al saber de los dos días sin tener nada que hacer.

Les dió unas monedas a cada uno y regresó a casa y esta vez sí, dejó al caballo tranquilamente comiendo mientras entró en la casa para cenar y tomarse un merecido descanso junto a su amada.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Lun Jul 07, 2014 1:49 am

Tras su vuelta, los días en el castillo habían sido algo monótonos, pero eso era justo lo que la bruja necesitaba. Estuvo dirigiendo los preparativos de la cena, la cual se celebró con éxito. La ventaja de esos días es que podía pasar más tiempo con su amado, cosa que agradeció internamente. Después de hablar ambos sobre su vuelta a Soria, decidieron que volverían al día siguiente de la cena. Ésta fue un éxito, ya que días antes le habían dado algunas lecciones de protocolo y supo manejar más o menos correctamente la situación.

Ya con todo listo, la bruja dejó a Donata instrucciones de cómo llevar el señorío en su ausencia, y pidió que les llevasen suministros cada dos semanas y se la informara de los sucesos malos de toda la villa inmediatamente. Tuvo la suerte de que Donata sabe escribir, así que podía quedarse tranquila.
Tuvieron un viaje tranquilo y sin incidentes y, nada más llegar, LordKoal se fue.
- Cariño, voy un momento al taller, a ver si con suerte están allí Sinforoso y Ambrosio.
- Vale, atiende lo que necesites, que yo me encargo de dejar las cosas listas por aquí.

Respondió a su beso y se le escapó una sonrisa. Mientras recogía los bártulos, Centinela y Asmodeus se pusieron a jugar, correteando a su alrededor. Los caballos se pusieron nerviosos y relincharon.
- ¡Asmo, Centinela, iros a otro lugar!
- Nabi, eres una aguafiestas.
- Vale, para la próxima vez dejo que los caballos os pisoteen- dijo, resoplando después.

Cargó todo de una vez y se ayudó de la barbilla para sujetar algunas cosas. Dado que no tenía manos libres para abrir la entrada y tampoco quería posar nada, decidió usar la magia. Dio una patada al aire, haciendo que la puerta se abriese. Con una sonrisa de satisfacción, siguió su camino hasta el salón y posó las cosas en él.
- Vosotros dos, entrad ya u os dejo en la calle.
- ¡Ya vamos!
Enseguida aparecieron ambos animales y la joven cerró la puerta, esta vez de la manera normal.

Dejó las cosas de su novio en un lado y guardó las suyas. Después, se sentó en el sofá. Tanto como el perro como el gato se habían cansado de corretear y se habían tumbado en el suelo. Centinela, como adulto que es, ocupaba una gran parte del mismo.
- Asmo, ven.
- ¿Qué pasa?- dijo el minino acercándose.
- Me pediste que solucionara el problema de las alas cuando jugases con el perro.
- Sí...
- Ahora es el momento. Voy a darte algo de mi magia para que puedas valerte por ti mismo si yo no estoy.
- ¡Oh, gracias! Pero ten cuidado. No puedes ir entregando tu magia así como así.
- ¡No lo hago! Sólo Koal y tú la tenéis. Nadie más.
- Está bien- se sentó a su lado-. Cuando quieras, estoy listo.

La bruja recitó el hechizo, sintiendo como salía una ínfima parte de su poder y se la daba al gato.
- Creo que ya está. Prueba a ver si resultó.
Asmodeus hizo desaparecer y reaparecer sus alas.
- ¡Funcionó!, ¡Muchas gracias Nabi!
- A mandar- respondió guiñándole un ojo.

Rebuscó si había sobrado comida del viaje, ya que no le apetecía cocinar. Encontró algo, pero no era suficiente para todos, así que con desgana se puso a cocinar para complementar lo que tenían.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
LordKoal
Jefe literario
avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 11/02/2014

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Mar Jul 15, 2014 6:28 am

En los dos días que el joven dio de descanso a los aprendices estuvo pensando en la forma de hacer avanzar más rápido las obras. No es que fuera de gran urgencia, ya que el verano había llegado, pero ahora además de una yegua había un caballo y no sería conveniente dejarles mucho tiempo al sol.
En los ratos libres que tenía por la tarde y la noche tras volver del Ayuntamiento se dedicó en cuerpo y alma a trazar cada paso que darían una vez llegado el sábado, cuando Sinforoso y Ambrosio vendrían a ayudarle.
- Creo que podría estar listo en tres días más - le dijo a la bruja mientras hacía sus cálculos.

Llegado el día, Sinforoso y Ambrosio estuvieron allí a primera hora como siempre. A pesar de que ya habían comido algo para desayunar les ofreció una torta de trigo a cada uno y tras ello se pusieron manos a la obra.
Antes de la partida a Caracena, la estructura principal ya había quedado preparada, apenas queda por hacer el techo para lo cual ya habían traído los maderos y vigas necesarios y seguidamente los muros, algunos de los cuales reforzarían con piedras.
El hecho de haber dejado encargado a ambos aprendices que hicieran todos los maderos durante su ausencia haría mucho más veloz la labor ese día.
- Ten cuidado con esos clavos Ambrosio, que no se desvíen mucho - le decía a uno - Y tu Sinforoso, date más prisa con los maderos de ese lateral, te he visto otras veces hacerlo más deprisa.
- ¡¡Claro maestro!!
Dijeron casi al unísono.

El primer día dejaron ya el tejado preparado y apenas quedaban por terminar los muros y retoques en el interior. A partir de media mañana el trabajo a pleno sol era agotador, el sol se dejaba caer sobre sus cabezas agotándoles. De no ser por el agua que de vez en cuando les acercaba Nabi habría sido muy difícil continuar en esas condiciones.

El segundo día era domingo y como tal día de oficios en la villa de Soria. El joven no tenía ninguna intención de asistir a los mismos, pero sabía de la devoción de sus aprendices. Les instó por ello a presentarse un poco más temprano para dejarles marchar después a la Iglesia de Santa Dominica.
- Esto es sencillo, tu Sinforoso, te ocupas de ese lateral, es el más fácil, es poner todo de tablones uno sobre otro hasta arriba donde habrás de dejar un pequeño hueco para que entre luz.
- Me pongo a ello ya.
Se dirigió a Ambrosio.
- Y tú te encargarás de este otro lado. Es algo más difícil pues hay que dejar dos espacios para las ventanas que ambos hicisteis en la carpintería. ¿Sabrás como hacerlo no?
- Le he visto otras veces a usted zeñor, no creo que haya mucha dificultad.
- Perfecto, sé que no me decepcionaréis. Yo me ocuparé de estos dos laterales para poner las piedras y los maderos que faltan.

Ambos habían aprendido mucho en todo el tiempo que le habían observado a Lordkoal. Podía confiar en ellos y así lo demostraron. Acabaron la tarea esa misma mañana a pesar de asistir a los oficios. Volvieron tras los mismos, comieron con el joven y la bruja y continuaron por la tarde cuando el sol apretaba menos.
Anocheciendo, se reunieron los tres frente al establo.
- Ya parece un establo, pero le falta ponerle un tejado más duradero. Mañana debo volver al ayuntamiento y no podré estar con vosotros. Encargaros de buscar tejas, las traéis y a media tarde las colocamos ¿os parece?
Ambos asintieron alegres, más aún tras recibir unas monedas de su maestro por ayudarle.

Se despidió de ambos y entró en casa pillando por sorpresa a la bruja a la que dio un beso en la mejilla.
- Ya casi tienes tu establo. Mañana estará acabado.
Y marchó a darse un baño en agua tibia para posteriormente cenar.

Sinforoso y Ambrosio tardaron poco al día siguiente en reunir las tejas necesarias y llevarlas hasta la parte trasera de la casa de la bruja. Cuando el alcalde consiguió terminar todos sus quehaceres en la alcaldía marchó raudo a su taller, donde le esperaban los aprendices. Desde allí se dirigieron a finalizar el trabajo en el que llevaban ya días embarcados.
Colocar el tejado fue fácil. Mientras dos estaban arriba, Koal y Ambrosio, Sinforoso permanecía abajo. Este lanzaba con ímpetu las tejas hacia Ambrosio quien se las pasaba a su maestro para irlas colocando. Sinforoso y Ambrosio se coordinaban bien en el lanzamiento de las tejas, pero ello no evitó que más de una acabara hecha añicos en el suelo.

Cuando acabaron de colocar todas las tejas, Koal llamó a Nabi quién apareció por allí al instante.
- ¿Qué te parece?
Dijo aún encaramado en lo alto del mismo.
- Aún falta algún pequeño retoque meramente decorativo, en eso puedes ayudar también, pero acabado está.

El establo ya estaba terminado y sólo faltaba que la bruja diera el visto bueno al mismo y que sus inquilinos, aún amarrados a un palo, lo ocuparan.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Vie Ago 01, 2014 1:23 am

Los días pasaban, y con ellos avanzaban las obras del establo. La joven tenía que preparar comida de más para los ayudantes de su amado, mientras compaginaba el llevar otros asuntos relacionados con la villa.

Una de las noches, mientras terminaba de poner la mesa, su novio la sorprendió y sintió un beso en la mejilla, lo cual la sacó una sonrisa.
- Ya casi tienes tu establo. Mañana estará acabado.
- ¡Estupendo! Ya pondré la comida en su sitio cuando esté todo listo.
En lo que su amado se bañaba, la bruja terminó de hacer la cena. La sirvió y esperó a que estuviera listo para cenar.

Cuando Lordkoal y sus aprendices terminaron el establo, la llamó y no tardó en aparecer, llevando en sus manos tres jarras de agua fría.
- ¿Qué te parece?
Dio un vaso a cada aprendiz.
- Sin... palabras. Sois unos profesionales.
- Aún falta algún pequeño retoque meramente decorativo, en eso puedes ayudar también, pero acabado está.
- Ya pensaré en algo, de momento lo veo bien.
Aprovechó que ambos estaban distraídos, miró a su alrededor para asegurarse de que no había nadie y se concentró para hacer levitar el vaso hasta que su chico lo tuvo al alcance de la mano y le guiñó un ojo.

Esperó a que bajara de la escalera.
- Ve a descansar, ya me quedo recogiendo esto.
Le dio un beso, evitando que rechistara.
- Nos vemos luego.
A los pocos minutos se quedó sola. Entró dentro y se fijó en la cantidad de trabajo que tenía por delante. No le apetecía pasarse las horas trasladando comida y barriendo el establo, por lo que decidió usar un par de conjuros para que la magia hiciera el trabajo por ella.

Al terminar se dio cuenta de que se había manchado de polvo, así que se sacudió con las manos tratando de quitar la mayor parte. En ese momento, un hombre llamó su atención. Se trataba del capataz que días atrás se había enfrentado a ella. Sabía que venía a por el finiquito y se lo iba a dar. Sólo que no como él esperaba. Le hizo pasar y le dijo que fuera a la torre.

La bruja le siguió y, una vez dentro, usó su magia para pegarle contra la pared e hizo que parte de la pared saliera y le aprisonara las muñecas como si de grilletes se tratase. El hombre, sorprendido, no dijo nada, tan sólo trató de liberarse inútilmente.
- Esto es lo que les pasa a los asnos como tú. Hablando de eso, poco te pareces ahora a uno.
Extendió las manos y conjuró un hechizo, el cual le hizo salir orejas de burro. Se rió malignamente mientras le ponía un espejo. El hombre se asustó y comenzó a lanzar improperios contra la bruja, la cual le soltó una bofetada.

El excapataz comenzó a lloriquear.
- Ahora no eres tan cerdo, ¿eh?- una idea fugaz se le pasó por la mente-. Ni en sentido literal, hay que cambiar eso.
Con un giro de mano y muñeca le cambió parte de la cara a la de un cerdo, poniéndole boca y nariz de este animal. Volvió a enseñárselo y se rió al ver su cara de espanto.
- Gracias a ti viviré otros cincuenta años más. Tal vez cien. Pero antes de sacrificarte voy a divertirme.

Cogió una daga y comenzó a pincharle con la punta por el torso, haciendo un dibujo mágico, pero se tomaba su tiempo, haciendo que el hombre se retorciera de dolor y gruñera como un cerdo. La joven tenía una sonrisa malvada en su rostro, haciéndole pagar por todo lo malo que había hecho. Pensó que ya le hubiera gustado hacer eso años antes, cuando no tenía nada.

Pero de lo que no se había percatado es de que se había dejado la puerta abierta.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Lun Sep 29, 2014 8:48 am

El minino había seguido a la bruja hasta la torre. Vio cómo torturaba al hombre de forma impasible mientras él se perdía entre sus recuerdos. Se había tumbado debajo de la mesa y comparaba su situación pasada con la actual.

Sacudió levemente la cabeza. Se había convencido de que ahora estaba mucho mejor. Nada tenía que ver esta bruja con la primera que conoció y, francamente, lo prefería. A pesar de que ambas habían sucumbido a la magia oscura, Nabi aún podía no caer en la tentación de usarla siempre y que la poseyera. Y él la ayudaría como fuese.
_________________

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
LordKoal
Jefe literario
avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 11/02/2014

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Mar Nov 18, 2014 7:36 am

El joven hizo caso a la bruja y se dirigió a la habitación. Había sido un día largo y laborioso para poder acabar a tiempo el establo y aunque realmente estaba muy cansado, el soriano apestaba a sudor. Por ello, aprovechó mientras Nabi acababa para darse un baño rápido. Cuando finalizó, se dirigió a la cama y mientras la esperaba, el sueño le invadió.
Al poco se despertó, no tenía ninguna manta ni sábana por encima y el fresco procedente de la calle se hizo notar. Instintivamente y sin abrir los ojos, echó su brazo derecho hacia la parte izquierda de la cama para abrazar a su amada, pero no estaba allí…
No sabía con certeza si se había quedado mucho tiempo dormido o apenas unos minutos, pero ella no estaba y no parecía que hubiese estado pues todo en la habitación seguía en su sitio. Se incorporó rápidamente, cogió su ropa, se calzó y fue en su búsqueda.

Bajó las escaleras y se dirigió a la cocina y seguidamente al salón y después, a cada lugar de la casa, pero en ninguno de ellos la encontró. Todo estaba ya ordenado y recogido, lo que significaba que habría ido a alguna parte tras acabar.
- ¡Asmodeus! – gritó.
Pero el gato tampoco estaba.
- Si ha ido a algún sitio seguramente la haya seguido…-pensó fríamente después.

Antes de darse por vencido se dirigió al establo ya que probablemente habría decidido ponerse a ordenarlo, y así fue. Salió por la puerta trasera y abrió el establo. Todo estaba ordenado y limpio dentro de él. No le sorprendía para nada, pues sabía de sobra como podía haberlo hecho tan rápidamente.
- Tendré que salir a buscarla por las calles de Soria, algo que ya se va a convertir en rutina. – pensaba alegremente recordando otras escapadas nocturnas de la bruja.
Pero cuando caminaba de nuevo hacia el interior, un brillo y un ligero ruido captaron su atención. Procedían ambos de la torre a la que nunca había tenido acceso y de la cual, guardaba celosamente su llave la bruja. No quiso tampoco saber nunca que había allí arriba. Ella nunca hablaba de ello y no parecía tampoco gustarle las preguntas sobre ese lugar.
- Quizás haya sido el viento y un ligero destello de la luna en la pared de la misma. – Hablaba consigo mismo.
Entró en la casa y le dio vueltas al asunto hasta que al final se decidió a subir a la misma. Tomó un candil, se puso una capa encima y encaró las escaleras de piedra que, caracoleando, llevaban hasta la parte superior. Subió poco a poco, viendo bien donde pisaba. A pesar del candil, todo estaba muy oscuro y no conocía el lugar. A medida que se acercaba oía la voz de alguien y cuando ya estaba casi a lado de la puerta no le quedó duda de que era la de Nabi. Se fijó en que la puerta estaba abierta y con sumo cuidado de no hacer ruido se quitó la capa dejándola a un lado en el suelo. Apagó el candil y se inclinó hacia la puerta para mirar por la abertura de la misma.

Primero la vio a ella, estaba a la izquierda y parecía que hablaba sola, enfadada, pocas veces la había visto así y la última vez había sido hacía pocos días en tierras de Caracena. Pero al centrar su mirada hacia donde miraba la bruja se quedó atónito. Allí, tenía amordazado a algo o alguien, porque no parecía humano pero tampoco animal. Estaba sin palabras, en ese momento no sabía qué hacer y mientras tanto, la joven seguía hablando con su “invitado”:
- Gracias a ti viviré otros cincuenta años más. Tal vez cien. Pero antes de sacrificarte voy a divertirme.

Al oír aquello de “sacrificarte” el joven volvió en sí y dirigió la mirada nuevamente a través de la rendija que había entre puerta y marco. No podía creer que su amada fuera capaz de cometer un asesinato. Vio como sacaba una daga y empezaba a hacer algo con ella, pero no alcanzaba a ver qué desde su posición. La víctima comenzó a gruñir de dolor y cuando Koal ya no pudo más abrió la puerta de golpe y se dirigió hacia ella gritando.
-¡¡PARA YA!! ¡¡DETENTE!!
Le agarró la mano de la daga y la miró. No reconocía ni sus ojos ni su expresión, no sabía que sucedía y qué estaba ocurriendo.
- ¿Qué es lo que estás haciendo, Nabi? ¿Qué le estás haciendo a esta persona?- miró al hombre que para su espanto, tenía cara de cerdo.
Le temblaba la mano. A pesar de ser su amada, no sabía si realmente era ella en aquel momento y como podría reaccionar. Aún así, no la soltó.
- ¡No dejaré que hagas daño a nadie! ¡Tú no eres así!

_________________
Volver arriba Ir abajo
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Miér Nov 19, 2014 4:45 am

De la nada apareció su novio y la agarró de la mano en la que sujetaba la daga, haciendo que esta se cayera al suelo.
- ¡¡PARA YA!! ¡¡DETENTE!!
La joven estaba ligeramente confusa y le tomó unos segundos darse cuenta de todo.
- Koal... ¿cómo...?- dejó la pregunta inconclusa.
- ¿Qué es lo que estás haciendo, Nabi? ¿Qué le estás haciendo a esta persona?
- Sólo lo que se merece.

Al ver la cara de horror de su amado, agitó la mano en dirección al hombre para hacer desaparecer la ilusión. Con ello le pudo revelar la apariencia del antiguo capataz de Caracena.
- ¡No dejaré que hagas daño a nadie! ¡Tú no eres así!
El hombre no hacía más que gimotear, así que volvió a levantar el brazo en su dirección, esta vez para que no pudiera proferir ningún sonido.
- Mucho mejor- dijo antes de dirigirse a LordKoal-. Amor mío, te lo dije hace tiempo: soy un monstruo. Pero no me creíste- notó el temblor de su mano-. ¿Temes que te haga algo?

Le acarició la mejilla con la mano libre.
- Puede que sea un monstruo, pero antes muerta que hacerte cualquier mal. A ti nunca.
Se inclinó a recoger la daga caída.
- Pensaba dar a este hombre su merecido castigo por destrozar tantas vidas. Pero ya que te horroriza tanto, deberás elegir entre estas dos opciones. La primera es dejarme terminar el ritual, y por supuesto este maldito morirá- suspiró antes de continuar-. La segunda opción es dejarlo libre y que vaya directo a la Inquisición, con lo cual deberé marcharme para no volver y vivir escondida el resto de mis días. Eso si no contamos con que me atrapen y sea quemada en la hoguera.

Hizo que agarrara la empuñadura y dio un par de pasos hacia atrás.
- Tú decides.
Se quedó inmovil, esperando que dijese algo.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
LordKoal
Jefe literario
avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 11/02/2014

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Jue Nov 20, 2014 6:46 am

- Amor mío, te lo dije hace tiempo: soy un monstruo. Pero no me creíste... ¿Temes que te haga algo?
- Y sigo sin creerlo. Aún no sé a qué temer en este momento pero no, no eres ningún monstruo, lo sé. Tu conmigo siempre has sido dulce y no creo que seas capaz de esto. - le dijo
Sintió su mano en su cara.
- Puede que sea un monstruo, pero antes muerta que hacerte cualquier mal. A ti nunca.
El joven hizo una mueca al escuchar de nuevo la palabra "monstruo".
- Pensaba dar a este hombre su merecido castigo por destrozar tantas vidas. Pero ya que te horroriza tanto, deberás elegir entre estas dos opciones. La primera es dejarme terminar el ritual, y por supuesto este maldito morirá... La segunda opción es dejarlo libre y que vaya directo a la Inquisición, con lo cual deberé marcharme para no volver y vivir escondida el resto de mis días. Eso si no contamos con que me atrapen y sea quemada en la hoguera.
Escuchó ambas opciones. Ninguna de ellas le parecía adecuada. Dejar que matara a un hombre o que tuviera que huir y no volver a verla nunca más no eran opciones plausibles. - Tú decides. - le escuchó decir mientras le hacía agarrar la daga.
- Todo lo vivido hasta ahora juntos, el amor que te profeso, nuestros planes futuros, ¡¡TODO!!... - le decía agarrándole de los hombros y mirándole a los ojos intentando buscar alguna explicación - ...¿debe irse al traste por un don nadie como este? - señaló al hombre.

Toda esta situación le sobrepasaba. Esa misma noche habían cenado felices después de haber terminado el establo y ahora se encontraba ante la disyuntiva de dejar que su amada asesinara a un hombre o salvar al mismo y perderla a ella, si es que dejar que matara a sangre fría a un hombre no era perderla también en otro aspecto... Seguía mirándola, intentando que le dijera alguna respuesta razonable.
- Tiene que haber otra salida a esto, seguro que tiene que haberla - pensaba
Y entonces, miró a su lado y sobre un atril observó un libro. Se acercó dubitativo al mismo e hizo amago de clavar la daga, pero la posó con cuidado sobre el libro espetando:
- ¿No hay nada en alguno de estos libros que pudiera borrarle la memoria?
Alzó la vista y la miró de nuevo.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Jue Nov 20, 2014 6:47 am

Sintió las manos en sus hombros.
- Todo lo vivido hasta ahora juntos, el amor que te profeso, nuestros planes futuros, ¡¡TODO!!.. ¿debe irse al traste por un don nadie como este?
- No es algo que yo desee- dijo en apenas un murmullo.

Mientras su amado daba vueltas, ella permanecía inmóvil, con los nervios bastante alterados a causa de la incertidumbre. Por el rabillo del ojo podía observar al hombre retorcerse, pero no hizo nada.
- ¿No hay nada en alguno de estos libros que pudiera borrarle la memoria?
Sólo pudo suspirar.
- No esperaba que sacaras esa opción. Se podría, pero no es un método infalible. Siempre nos quedaría la duda de si algún día volvería a recordar. Cualquier cosa podría hacer que todo volviera a su cabeza. No podemos correr ese riesgo...- de repente, una idea pasó por su mente-. A menos que le reste credibilidad.

Una sonrisa maliciosa cruzó por su rostro. Lo primero que hizo fue acercarse a un frasco con un contenido extraño. Lo destapó y fue hacia su prisionero, embadurnando sus heridas con ello, haciendo que las heridas que le había inflingido sanaran casi al instante. Mandó al frasco que volviera solo a su estante. Seguido de eso, le reparó la camisa con apenas pronunciar unas palabras. Luego, se fue a un estante y buscó un libro el cual no tardó en encontrar. Lo puso encima del otro y pasó algunas páginas hasta dar con el conjuro.

Miró a LordKoal.
- ¿Estás seguro?
Al verle asentir, formuló el conjuro. Paró en cuanto vio que el hombre echó la cabeza hacia delante. Estaba como en un trance. Se acercó a él y le agarró del pelo, haciendo que irguiera la cabeza y le dio un tortazo para que abriera los ojos. Al ver que estaba medio inconsciente supo que el hechizo había salido bien.
- Eres un mal tipo. Un maldito bastardo que no debiera haber nacido. Has cometido muchos crímenes por los que mereces morir, y uno de ellos es haber matado a unos padres inocentes, dejando a tres niños pequeños huérfanos. La culpa te corroe y por ello has decidido ser vagar de un lugar a otro el resto de tus días. No tendrás mujer e hijos. Mañana en cuanto despiertes te marcharás y no volverás por estas tierras jamás. No recordarás nada de tu vida en Caracena ni de lo sucedido esta noche. ¿Queda claro?- dijo con desprecio

Cuando le soltó el pelo le deshizo el hechizo que le impedía hablar y el prisionero asintió. Ahora se podía escuchar lamentos, como si ese desgraciado se arrepintiera de sus actos. La joven conocía ese tipo de hombres, y supo que sería dado a la bebida. Registró su chaqueta y acertó a encontrar una botella medio llena de vino barato. Metió en ella unos polvos que ayudaban a dormir, la tapó y la agitó. Se giró hacia su amado.
- Voy a llevarlo a la muralla. Tranquilo, que no lo mataré. Tienes mi palabra- no tenía nada más que decir-. Te veo en casa.

Abrió un portal, desató al hombre y lo empujaba para que anduviera hacia él.
- Vamos, que no tengo toda la noche.
Salieron a un lugar oscuro, cercano a la muralla. La bruja, con botella en mano, se la pasó en el momento en que llegaron y, gracias al conjuro, cumplió la orden que le dio de que se lo bebiera. Después, le mandó que se sentara con la espalda apoyada en el muro. Supo que necesitaría al menos un sorbo para poder dormir esa noche, así que lo tomó. Se volvió por el portal cuando el hombre cayó en un sueño profundo.

Lo cerró al atravesarlo y se volvió hacia su casa. Ya en su habitación, no se atrevió a mirar a su amado. Se cambió en silencio, sin saber qué decir.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Jue Nov 20, 2014 7:50 am

Asmodeus escribió:
El minino observó lo sucedido con cierta tensión. Al ver las acciones de Nabi, supo de sus intenciones. Iba a seguir a la bruja, pero ella negó con la cabeza.
- Quédate con Koal. No es bueno que esté solo en estos momentos. No tardaré- dijo acariciando su cabeza.
Asintió y se fue volando al hombro del alcalde. Cuando desaparecieron tras el portal, le dio un toque con la pata en la cara.
- Deberíamos volver. No te preocupes por ella, ha dado su palabra y cumplirá lo prometido.

Ya en la calle, el gato pensó en explicarle al novio de la bruja lo que había hecho, ya que se le veía confuso.
- Lo que Nabi hizo fue darle una vida nueva. Pero una vida acorde a sus actos, ya oíste lo que dijo. Será como una maldición para él. Y si recuerda algo, nadie le creerá. Pensarán que es producto del delirio causado por la borrachera.
Se agarró como pudo al hombro cuando subía las escaleras.
- No seas duro con ella cuando regrese, ya te diré el por qué no todo es culpa suya.

Voló hasta la barandilla del piso superior.
- Mañana querré enseñarte algo. No te ocupes con mucho trabajo, que va a ser algo que te va a ocupar tiempo.
Observó cómo entraba en su habitación y Asmodeus decidió irse con Centinela a dormir.

A la mañana siguiente, la bruja le despertó al haber cerrado la puerta de la entrada. Supuso que se había ido a atender sus quehaceres, pero se extrañó de que fuera tan pronto. Se bebió la leche que le había dejado preparada y después subió a despertar a LordKoal. Tuvo que hacer varios intentos hasta que abrió los ojos.
- Vamos, que no tengo todo el día. Vístete, te espero abajo.

Estuvo jugando con el perro hasta que escuchó el ruido de pasos bajando las escaleras. Le guió hasta la torre de nuevo.
- Coge el tercer libro contando desde la derecha, arriba del todo. No es un libro de hechizos, sino de nociones básicas de algunas cosas. Por la mitad del libro te explicará que lo que necesita alguien que usa magia negra para no sucumbir a la oscuridad es un ancla. No creo que necesites explicación sobre lo que hace un ancla- decía mientras el joven iba ojeando las páginas.

Se posó sobre el borde superior del atril, manteniendo el equilibrio.
- Vas a tener que armarte de paciencia. Es posible que le de por volver a usar la magia negra. Si no es de esta forma, será de otra. La magia negra es un mundo aparte. Muy peligrosa y adictiva. Como el opio para un adicto. Pero si el ancla, alguien de mucho valor, hace que el practicante de magia negra se mantenga en la realidad, no habrá muchos ataques de oscuridad. Bueno, eso en teoría...- Asmodeus se mantuvo muy quieto-. Aunque con Nabi no tendrás problemas, ha usado este tipo de magia muy pocas veces.
_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
LordKoal
Jefe literario
avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 11/02/2014

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Miér Ene 21, 2015 9:25 am

Antes de marchar la bruja, el joven giró la mirada en otra dirección. Se concentró en otros pensamientos, no quería ver qué más podía pasar. Estaba totalmente ido, ni si quiera se dio cuenta de cuando desapareció Nabi hasta que sintió algo en su hombro.
- Deberíamos volver. No te preocupes por ella, ha dado su palabra y cumplirá lo prometido.
Caminó a casa, a paso lento, pensativo, muchas cosas había que explicar de esa noche y apenas tenía respuestas.
- Lo que Nabi hizo fue darle una vida nueva. Pero una vida acorde a sus actos, ya oíste lo que dijo. Será como una maldición para él. Y si recuerda algo, nadie le creerá. Pensarán que es producto del delirio causado por la borrachera.
Parecía que el gato le leía la mente. No dijo nada, tan sólo asintió levemente antes de abrir la puerta y entrar en casa.
- No seas duro con ella cuando regrese, ya te diré el por qué no todo es culpa suya.
- No te preocupes por eso. Ahora estoy algo cansado, iré directamente a dormir, Asmo. - le dijo, y el gato voló hasta una barandilla
- Mañana querré enseñarte algo. No te ocupes con mucho trabajo, que va a ser algo que te va a ocupar tiempo.
Torció el gesto en una mezcla entre deseo por conocer más cosas de lo sucedido y miedo por descubrir otras que no le gustasen. Tras ello entró en la habitación y se tumbó con lo puesto quedando medio dormido, dándole aún vueltas a todo.

Al rato, sintió la puerta de la habitación y supo que Nabi había vuelto. No dijo nada ni se movió, se hizo el dormido. Ella también se tumbó en la cama sin decir nada, pero tras unos instantes no pudo aguantar más y tras revolverse en la cama la abrazó fuerte besándole la mejilla.
- ¡Te quiero y siempre te querré!, por encima de todo. – le susurró
Sin dejar de abrazarla, buscó sus manos y las entrelazó con las suyas hasta que quedaron dormidos.

A la mañana siguiente le despertaron bruscamente, como no, Asmodeus.
- Vamos, que no tengo todo el día. Vístete, te espero abajo.
Miró a su alrededor. Nabi ya no estaba y no sabía dónde habría ido. Se vistió, se lavó la cara y bajó al salón, donde ya le esperaba el gato.
- ¿Y bien? ¿Qué me tenías que enseñar?
- Coge el tercer libro contando desde la derecha, arriba del todo. No es un libro de hechizos, sino de nociones básicas de algunas cosas. Por la mitad del libro te explicará que lo que necesita alguien que usa magia negra para no sucumbir a la oscuridad es un ancla. No creo que necesites explicación sobre lo que hace un ancla.
Deslizó su dedo entre los libros hasta que dió con el adecuado, lo situó el libro sobre el atril y comenzó a ojearlo poco a poco hasta encontrar todo lo referente a lo que se refería el gato. Finalmente lo halló y lo leyó con calma. Quedaba claro que ese ancla del que hablaba era él.
- Entonces… ese ancla soy yo ¿no? – le preguntó
- Vas a tener que armarte de paciencia. Es posible que le dé por volver a usar la magia negra. Si no es de esta forma, será de otra. La magia negra es un mundo aparte. Muy peligrosa y adictiva. Como el opio para un adicto. Pero si el ancla, alguien de mucho valor, hace que el practicante de magia negra se mantenga en la realidad, no habrá muchos ataques de oscuridad. Bueno, eso en teoría... Aunque con Nabi no tendrás problemas, ha usado este tipo de magia muy pocas veces.
- Entiendo… Sé lo que debo hacer y es más o menos lo que vengo haciendo hasta ahora pero me queda la duda de si es suficiente, Asmo. – suspiró y le miró – Acaba de tener una recaída y me entran dudas de si podría volver a pasar en el futuro o de si esto podría ir a más.
Cerró el libro y volvió a colocarlo en su lugar con cuidado.
- Ahora ya sé algo más. ¡Gracias, Asmo! - le tocó la cabeza entre las orejas - Ahora debo marchar al Ayuntamiento, espero verla por allí.
Silbó sonoramente, llamando al perro
- ¡¡Centinelaaa!!
Apareció el perro al instante.
- ¡Vamos, que hoy te vienes conmigo! - el perro, como respuesta, le dio un lametón en los pies de impaciencia por salir.
Tomó el joven varias cosas de una mesa y se encaminó junto al perro hacia el Ayuntamiento.


Pasó el tiempo y el otoño iba llegando a su fin, el frío invierno se acercaba, pero antes era una fecha especial, el cumpleaños de Nabi. Siempre supo de su deseo de tener una pequeña fuente en el patio trasero, junto al establo, pero el soriano le quiso regalar algo un poco más grande, y pensó en un pequeño estanque. No sabría si le gustaría, pero que iba a quedar bien no había duda alguna. La misma mañana del cumpleaños, el joven ya lo tenía todo a punto para decirle cual sería su regalo. Llegó muy pronto a casa, tanto que ella no estaba y tampoco sabía donde podría estar en ese momento, pero daba igual. Tenía preparado un pequeño ramo de flores el cual le había costado bastante encontrar a esas alturas del año por los campos cercanos.
Como tardaba en llegar, el hambre pudo con él y tomó un poco del queso en aceite de la despensa con un trozo de pan. Al momento, alguien llamó a la puerta.
- ¿Quién es?
- Mensajero, señor.
- ¿Mensajero? - pensó para él mismo ya que no esperaba a ningún mensajero.
Abrió la puerta y un jovencito le entregó varias cosas, todas ellas a nombre de Nabi y acompañadas de una nota. Le dio una propina al joven y este marchó. Se dirigió de nuevo al salón donde dejó todas las cosas encima de la mesa sin darle mayor importancia y sin tocar nada.
No tardó mucho en aparecer Nabi y tras felicitarla y entregarle su ramo de flores, le "enseñó" su futuro regalo, ya que deberían venir a hacerlo en breve. Le indicó después lo que había llegado para ella y comenzó a desenvolver todo mientras el joven fue a por algo de beber. Al regresar al salón, observó que eran regalos de cumpleaños. La veía entusiasmada por los mismos, tanto que los colocó en diversos lugares de la casa.

Al día siguiente, y tras darle vueltas se decidió a hablar con ella:
- Respecto a lo que recibistes ayer, ¿de quién es? ¿quién te envía regalos por tu cumpleaños?
Sabía que eran de otro hombre, pero quería escuchar sus motivos.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Mar Feb 03, 2015 4:24 am

A partir de esa noche, no volvieron a tocar el tema de lo que había sucedido. Poco a poco fue pasando el tiempo. Un duro golpe le esperaba a la bruja durante el verano: la muerte de su madrina, la reina. Vio cómo exhalaba su último suspiro, se había quedado velando su cuerpo toda la noche y, poco antes del alba, preparó las cartas necesarias para enviarlas a los distintos reinos. Volvió a Soria en cuanto pudo y le contó a su amado lo ocurrido. Asistieron a todos los oficios para despedirse de Froda. Gracias a que le tenía a su lado pudo sobrellevarlo mejor. En la lectura de testamento, la reina le había obsequiado su colección de abanicos, con lo cual

Los meses fueron pasando, y con la llegada del otoño cumplió un año más, uno ficticio, ya que esa fue la fecha establecida por la mujer que cuidó de Nabi para que pudiera celebrar un año más. Con la rutina, lo había olvidado. Se llevó una sorpresa al ver en casa el ramo de flores y la fuente.
- Gracias amor- dijo sonriendo.
Recibió más regalos provenientes del duque de Híjar: un abanico más para su colección, una caja que pareciera provenir de Oriente y un juego de ajedrez lujoso. Enseguida hizo sitio a todo, comenzando por las flores que le había regalado su novio. Pasó el resto del día feliz, disfrutando de la compañía de su amado.

Al día siguiente, vio a LordKoal algo pensativo pero no le dio importancia, creyendo que se tratarían de asuntos de la alcaldía. Tras un rato, le escuchó:
- Respecto a lo que recibistes ayer, ¿de quién es? ¿quién te envía regalos por tu cumpleaños?
Por el tono de su voz denotaba celos. Internamente, Nabi estaba incrédula de que los sintiera. Le iba a responder, pero una ocurrencia hizo que cambiara sus palabras al momento:
- Mi amante. ¿Quién sino?
Dejó que pasaran los segundos hasta que no pudo aguantar más la risa.
- ¡Es broma! Se trata de regalos del que fuera tío de mi madrina. No sé si sabrás que fue él quien le regaló los abanicos que heredé. Supongo que mi madri le habló de mí y por eso me dio estos regalos.

Fue hacia una estantería y cogió una cajita de madera, la cual posó en la mesa y abrió. En su interior había varias cartas, pero no tuvo que rebuscar mucho para encontrar la recibida el día anterior y entregársela. Esperó que la leyera, tras lo cual le sujetó la barbilla y le besó.
- Eres el único hombre que existe para mí. El resto no me interesa. Siempre que he necesitado a alguien has estado ahí, y no voy a cambiar eso por nada. Además...- se interrumpió para besarle, esta vez tomándose su tiempo-... te amo.

Volvió a colocar todo en su lugar y después agarró su brazo.
- ¿Tienes mucho que hacer en la alcaldía? Porque, de no ser así, podríamos dar una vuelta por la villa.
Comenzaron a andar. Al pasar por delante de la casa del alcalde, la joven pensó que nunca había visto más allá del umbral.
- Espero que algún día me invites a pasar- dijo señalándola.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
LordKoal
Jefe literario
avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 11/02/2014

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Mar Feb 17, 2015 6:46 am

- Mi amante. ¿Quién sino?
Torció el gesto con preocupación hasta que ella no pudo sino reírse.
- ¡Es broma! Se trata de regalos del que fuera tío de mi madrina. No sé si sabrás que fue él quien le regaló los abanicos que heredé. Supongo que mi madri le habló de mí y por eso me dio estos regalos.
La joven buscó una carta, la que acompañaba a los regalos y se la dio. La leyó detenidamente y quedó más tranquilo.
- Eres el único hombre que existe para mí. El resto no me interesa. Siempre que he necesitado a alguien has estado ahí, y no voy a cambiar eso por nada. Además... te amo.
- ¡Y yo a ti! - le dijo respondiendo a su beso

Recogieron todo en su sitio y decidieron salir a dar una vuelta por Soria. Tomaron rumbo hacia el mercado por la Calle de Paso. La misma condujo a la pareja hasta las puerta de la casa del joven. Nabi se quedó mirándola unos instantes.
- Espero que algún día me invites a pasar
-¿Por qué no entramos ahora? - le propuso sin pensar.
Craso error, pues la joven aceptó en el acto.

Aunque parezca increíble, Nabi no había visitado nunca su casa en tantísimos meses de noviazgo. Casi desde un primer momento ella decidió que el joven se estableciera en su casa que está al final de la calle, como podría decirse a "un tiro de piedra", pero ni aún así, la había visitado nunca.

Tomó la mano de su amada y le ayudó a entrar en la casa advirtiéndole del pequeño escalón de la entrada. Si bien no vivía en la misma como tal desde hacía meses, si que entraba al menos dos veces por semana al volver del Ayuntamiento para buscar diversos documentos o alguna prenda de vestir o artilugio que le hiciera falta a él o a sus aprendices en la carpintería. Aún así, dichas visitas obviamente no eran dedicadas a la limpieza razón por la cual esta brillaba por su absoluta ausencia. Todo en la casa estaba cubierto por una fina capa de polvo e incluso alguna que otra telaraña en los rincones podía divisarse. En el suelo, se veían claramente las huellas de las numerosas veces que el joven había entrado en todos esos meses.
- Disculpa como está todo, pero prácticamente es una casa deshabitada desde que me fui a vivir contigo - intentaba disculparse.
Le guió por la casa, enseñándole cada estancia. No había mucho de interés que mostrar a diferencia de la suya que siempre en Soria había estado rodeada de un halo de misterio. Se encontraban en ese momento en el pequeño saloncito, el cual daba sus minúsculas ventanas a la calle.
- Como ves, no se diferencia mucho de cualquier casa normal de por aquí. - le soltó un momento la mano y se dirigió a un pequeño estante - No tuve herencia ninguna como ya sabes, razón por la cual apenas tengo cosas antiguas y todo lo que ves fue comprado o hecho por mí poco a poco.
Subieron seguidamente al piso superior donde el joven tenía su habitación.
- Y esta es mi habitación, ahí esta mi cama, bien hecha, y en aquella esquina dormía Centinela, al menos cuando era pequeño porque hoy ya no cabría ahí.- se reía - Bueno... ¿qué te ha parecido?
El joven sabía que la respuesta llevaría el "pero" de la limpieza de todo y así se lo hizo saber la bruja.
- La verdad es que le vendría bien una limpieza pero siempre he pensado que es tontería. Aquí no vivo ahora mismo y en un mes máximo estaría todo igual - decía resignado - Así que sí se te pasa por la cabeza ayudarme, ni lo pienses, es mejor dejarlo así.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   

Volver arriba Ir abajo
 
[RP] Casa Luna de Plata
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 5 de 8.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente
 Temas similares
-
» [CERRADO] Luna de plata [Privado]
» Caballero de Plata de Lotus
» ¡Capturad al Hijo de la Luna! (0 cupos... si insiste alguien le abro)
» Historia de Mar del Plata
» Tutorial de Bienes Raices (Compra tu casa y remodelala) (VX)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
LiterAnime :: Otros topics :: Rol :: Reinos Renacientes (RR)-
Cambiar a: