LiterAnime

Foro de literatura, anime y manga
 
ÍndicePortalFAQRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 [RP] Casa Luna de Plata

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente
AutorMensaje
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Lun Feb 23, 2015 3:35 am

- ¿Por qué no entramos ahora?
- Claro, ¿por qué no?
Dejó que la guiara al interior. A pesar de no estar en buenas condiciones de limpieza, a la joven le pareció encantadora.
- (...) No tuve herencia ninguna como ya sabes, razón por la cual apenas tengo cosas antiguas y todo lo que ves fue comprado o hecho por mí poco a poco.
- Eso es lo que le da más valor y hermosura a tu casa, el esfuerzo que inviertes en ella.
Miró a su alrededor y se fijó que había un hueco en una de las estanterías.
- Acabo de recordar que no te devolví el libro que me prestaste, o eso creo. Te lo daré cuando volvamos a casa.

Le siguió hasta el piso superior.
- Y esta es mi habitación, ahí esta mi cama, bien hecha, y en aquella esquina dormía Centinela, al menos cuando era pequeño porque hoy ya no cabría ahí.
Rió al imaginar cómo sería en esos instantes para él seguir viviendo en su casa.
- Cierto, él se habría quedado con tu cama y de seguro que tú hubieras acabado durmiendo en el suelo.
- Bueno... ¿qué te ha parecido?
- Me ha gustado tu casa, es acogedora y tienes lo necesario. No como yo, que debería tirar la mitad de las cosas. Lo único malo es que está llena de polvo.
- La verdad es que le vendría bien una limpieza pero siempre he pensado que es tontería. Aquí no vivo ahora mismo y en un mes máximo estaría todo igual - decía resignado - Así que sí se te pasa por la cabeza ayudarme, ni lo pienses, es mejor dejarlo así.
- ¡Oh, vaya! No pensaba a ponerme a limpiar de la forma que tú piensas- sonrió al ver su incertidumbre-. Seguramente recuerdes la época en que viajaba tanto. Obviamente, cuando regresaba, mi casa estaba igual, sino peor, que la tuya ahora. Llegaba tan cansada que no tenía ganas de recoger nada. Una antepasada dejó escrito en uno de sus libros algo así como brujería doméstica.

Se quitó la capa, la dejó sobre la cama y se remangó.
- Lo puedo solucionar en un momento, si tú quieres.
Al verle asentir, giró sobre sí misma mientras tenía las manos extendidas hacia el suelo, murmurando algunas palabras. El polvo comenzó a arremolinarse, cada vez más cerca de la bruja, hasta que esta lo hizo desaparecer. Sacudió sus manos y se volvió a poner la capa.
- Ya tienes la casa como si vivieras en ella. Y si vas a decir que se va a volver a ensuciar, tengo la solución perfecta. Haré que la chica que nos atendió tan bien en Caracena, Donata, se venga a Soria. De paso, que nos traiga suministros, que ya se nos están agotando- le besó antes de que dijera nada-. No acepto un "no" por respuesta. Piensa que en cierto modo es mi culpa que tu casa este en este estado, y repararé mi error- le guiñó un ojo.

Volvieron a salir.
- Me ha encantado poder ver tu casa. No la infravalores, tiene algo especial, y has conseguido que den ganas de vivir en ella, a pesar del estado en que se encontraba. A su lado, la mía parece un almacén gigante de cosas inservibles.
Caminaron sin rumbo, disfrutando del tiempo que estaban juntos y sin tareas pendientes.

Pasaron los días y las semanas y, sin darse cuenta, ya llegaron las fiestas. Tal y como prometió, la sirvienta limpiaba la casa del alcalde desde el día en que llegó.

Ayudó a su señora a poner algunas decoraciones tanto en el interior como en el exterior de la casa. El día de Nochebuena, Nabi prácticamente tuvo que echar a su amado de casa, ya que el que rondara tan cerca de la cocina para poder picar algo la ponía nerviosa. LordKoal había conseguido llevarse ya un par de entremeses, y no estaba dispuesta a que se los comiera todos antes de la cena. Centinela, entre su altura y la cara de pena que le ponía a la bruja, tuvo la misma suerte, así que tanto el perro como su dueño acabaron fuera de casa.
- ¡Si volvéis antes del atardecer os convertiré en sapos a los dos!

Al poco rato llegó Donata, y juntas terminaron antes. Hicieron comida de más, por lo que la joven le dio parte a la sirvienta, la cual agradeció el detalle y se lo llevó a su residencia. Como aún faltaba algo de tiempo para que el alcalde regresara, decidió revisar que todo estuviera en su sitio. Después, fue al vivero y cortó unas flores. Las llevó bien arregladas a su casa y las colocó en un florero discreto, para acabar siendo un centro de mesa. Esperó con paciencia que su amado llegara y, cuando apareció por la puerta, le saludó con un beso.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
LordKoal
Jefe literario
avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 11/02/2014

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Jue Mar 26, 2015 9:08 am

Ante las amenazas, no les quedó otra que irse, y a la calle que fueron Koal y su perro mientras Nabi preparaba la cena. - ¿Y ahora qué hacemos? - le decía al perro que sólo sabía poner cara de tontainas. - Daremos una vuelta para hacer tiempo mientras tanto, eso haremos. - seguía hablando sólo.

Marcharon fuera de los muros de Soria. Todo el paisaje estaba nevado y era bastante complicado avanzar cuando, en un vistazo a su espalda, se percató de que también les acompañaba Asmodeus.
- ¿A ti también te han echado de casa?
No dijo nada, apenas si torció el gesto. Lo cierto es que quizás les siguiera por propia voluntad o por puro aburrimiento. Centinela en ese momento se entretenía olisqueando entre la nieve, probablemente alguna caca congelada de otro perro de hacía tiempo, algún hueso o más remotamente, un tesoro, pero vaya, que eso no es más que ilusiones, Centinela lo único que conseguía desenterrar y arañar con sus garras eran disgustos, sobre todo si entraba en el vivero de Nabi o tocaba los muebles de casa.
- Vamos a probar algo para pasar el rato, Centi.
Se agachó el joven de espaldas a Asmo, procurando que este no le viera y con sumo cuidado hizo una bola de nieve poco apretada y se la lanzó con el gato. El impacto fue de lleno, quedándole cubierto de nieve y cayendo al suelo. Rápidamente aprovechó el alcalde para amontonar nieve a su alrededor haciendo de él una bola de nieve, dejándole apenas la cabeza al aire.
- Centinela, ¡¡mira que muñeco de nieve más bonito me quedó!! - se partía de risa
Obviamente al gato no le estaba haciendo la más mínima gracia y rápidamente se liberó de la broma.
- Anda ven - Le agarró y le metió en su zurrón donde llevaba su otra capa - Ahí estarás caliente hasta que lleguemos a casa, que creo que yo que ya debería estar lista la cena.
Pero antes de marcharse, tomó otra bola y se la estampó en la cabeza de su perro Centinela. Este, por su tamaño ni se inmutó lo más mínimo. Simplemente se sacudió por completo girándose por completo hacia él y poniendo la misma cara de tontainas de siempre mientras sacaba la lengua por la boca. Miró a Asmo y le dijo: - A este para hacerle lo que a ti no tendríamos nieve suficiente en Soria me temo. - se lamentaba por no poder hacer otra de las suyas - Pero nada, marchemos ya.

Volvieron y Nabi les esperaba ya con todo listo. Le recibió en la puerta con un beso. No había nada que le gustara más al joven que eso, que estuviera ella cada día para recibirle con un beso, al que correspondió como es debido.
- Ya estamos todos aquí. Si hubieras visto el muñeco de nieve que le hicimos antes a Asmodeus. Bueno....más que a Asmodeus, de Asmodeus, con él dentro. - le dijo mientras le daba unos golpecitos en la cabeza que asomaba fuera del zurrón.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Jue Mar 26, 2015 9:09 am

La joven rió al imaginárselo, y el gato se fue indignado. Rápidamente Nabi le cogió y acarició la cabeza.
- Pobrecito, el alcalde es un tirano, ¿eh?
- Es peor que el maligno.
Nabi no pudo más que soltar una carcajada, consiguiendo que al minino se le pasara el enfado.

Fueron pasando más días, y la pareja pasó un segundo comienzo de año junta, a lo que no faltó su debida celebración. El frío de esos días parecía querer que ellos se mantuvieran en casa, y no desperdiciaban la ocasión.
Poco a poco se iba acercando el cumpleaños del alcalde. Ese año decidió regalarle algo especial, así que se paseó por el mercado. Al principio no sabía muy bien qué buscaba, hasta que tuvo enfrente un puesto de armas. Un hacha vikinga le llamó la atención sobre el resto, así que decidió comprarla. Después, fue a casa y se aseguró que su amado no había llegado aún. Escondió el hacha en el desván y, mientras Donata estaba haciéndoles la comida, se puso a pensar en cómo hacer que ese día fuera especial. Hasta que se le ocurrió un plan.

Dos días antes de la celebración, la bruja le dijo al alcalde:
- Te aconsejo que mañana hagas lo que tengas que hacer en la alcaldía y lo del día siguiente para así tenerte todo el día para mí. De lo contrario, me decepcionaré mucho.
Sabía que le preguntaría la razón, así que sonrió antes de responder:
- Es porque me he acostumbrado a verte más a menudo por las fiestas, y volver a la rutina cuesta más.

Que LordKoal estuviera fuera todo el día siguiente le daba tiempo más que de sobra para dejarlo todo listo. Entre su criada y ella pudieron hacer abundante comida y, además, una tarta para finalizar. Días atrás había mandado traer de Caracena unas cuantas botellas de vino, así que ya lo tenían todo. Lo ocultó en buenos sitios y seguido se puso a hacer la cena. Sabía que eso apenas le llenaría, pero eso compensaría con la cantidad que comería al día siguiente.

Como previó, su amado llegó agotado y, después de cenar, no le dejó ayudarla.
- Ve a dormir, que veo que lo necesitas. Y por si no estás despierto para cuando llegue...- se acercó y le besó-. Buenas noches.
No tardó en seguir sus pasos, se cambió y se acostó a su lado, sin tardar en quedarse dormida.

Al haberse ido a dormir pronto, se despertó mucho antes del alba. Los brazos de su amado la rodeaban así que, con cuidado de no despertarle, se levantó y besó su frente. Utilizó su magia para encender la hoguera de la habitación y bajó a hacer el desayuno. Una vez listo, decidió usar de nuevo su magia para volver a la habitación. Dejó la bandeja en una silla, volvió a chasquear los dedos y apareció en el desván. Tomó el hacha y, con un último chasquido, volvió a la habitación. Posó el hacha en otra silla, la cual había puesto previamente al lado del alcalde. "Ahora llega la parte divertida", pensó mientras iba al otro lado de la cama.

Tomó un trozo del camisón y dejó al descubierto su hombro, consiguiendo con ello que el resto se deslizara por su cuerpo y se metió en la cama. Se acercó al alcalde y comenzó a besarle hasta que abrió los ojos. No tardó en sentir sus brazos alrededor de ella y le sonrió ante el destello pícaro que se cruzaba por los ojos de LordKoal.
- Buenos días, y feliz cumpleaños.
Transcurrido un rato, y después de descansar ambos, le mostró dónde estaba el regalo y trajo la bandeja a la cama.
- Hasta aquí era todo lo que tenía planeado. El resto del día haremos lo que quieras.

Pasaron dos semanas y, un día, el alcalde le había escrito para citarse en la Plaza Mayor e ir a pasear, aprovechando que no ninguno tendría apenas trabajo ese día. Por lo que ya, una vez lista para salir, se abrochó la capa y se fue al lugar citado. Se quedó esperando un buen rato, y una voz a su espalda le preguntó:
- Disculpe señora- la de Caracena hizo una mueca antes de girarse-. ¿Podría decirme si conoce a una dama llamada Nabi?

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Jue Mar 26, 2015 9:11 am

Muni escribió:
Llevaba mucho tiempo vagando por todos los reinos. Demasiado. Su misión estaba clara: encontrar a la joven que protegía y enseñaba y llevársela para tener el futuro glorioso que merecía. Había recorrido demasiadas aldeas y villas, y ahora le tocaba preguntar por el reino castellano.

Tras días andando, sus pies le llevaron a Soria. Lo primero que hizo fue buscar alojamiento. Estaba cansado, pero no podía detenerse aún. Atravesó varias calles hasta dar con la plaza. Allí pudo observar a una joven que se guarnecía en su capa del frío. Podía empezar por preguntar lo de siempre: si conocía a Nabi, darle una descripción aproximada sobre cómo sería ella y, de no saber nada, informarse sobre alguna persona que pudiera saber sobre ella. Se acercó a ella y comenzó a hablarle:
- Disculpe señora. ¿Podría decirme si conoce a una dama llamada Nabi?

La chica se giró y entornó los ojos.
- ¿Muni?
El hombre se sorprendió de que le conociera. Al momento la chica le dio un fuerte abrazo.
- ¡Sí, eres tú!, ¡Creía que estabas muerto!
Su rostro irradiaba alegría, y ahí Muni pudo comprobar que ahí estaba la joven que llevaba años buscando.
- ¡Por el profeta! Buscaba a una niña y resulta que ya es toda una mujer. Deja que te vea bien.

Nabi se separó un poco y giró sobre sí misma.
- Te has convertido en toda una belleza.
- Bueno, sigo siendo yo- dijo la joven ruborizándose.
- Ya verás cuando te vea el rajá.
- Muni, agradezco que me cuidaras todo aquel tiempo en el que más lo necesité. Peró no puedo ir contigo. Verás...
Un hombre que se había acercado a ellos hizo que la frase de Nabi quedase en el aire.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Lun Mayo 18, 2015 10:14 pm

Justo en ese momento se dio cuenta de que el alcalde estaba acercándose. Le dio un beso, y Muni comprendió qué la retenía en ese lugar. Salió de sus pensamientos en cuanto Nabi hizo las presentaciones.
- Muni, ¿vas a estar por Soria estos días?
- Sí, seyyida- la joven sonrió.
- Espero verte. Quiero que nos pongamos al día con todo, sobre todo desde aquella noche. Ahora, si me disculpas, me voy a dar un paseo.

Posó la mano en el brazo que su amado le tendía y continuaron su camino. Al cabo de un rato, se acercó más a él, tratando de ahuyentar el frío que cada vez se hacía más evidente. Disfrutaba de estar esos momentos junto a él, sin preocupaciones, aunque eso no quería decir que sus temas no se desviaran de vez en cuando a los asuntos de la villa.

Al cabo de varios días, tras haber finalizado con sus labores de concejal y resolver los asuntos de su señorío, decidió tumbarse en el sofá con un libro que había sacado de la torre. Resultó ser un diario de una antepasada y, por lo que iba relatando, pareciera que se trataba de un libro de aventuras. Pudo descubrir que usaba la magia y hechizos que ella reconoció, lo cual hacía que ella tuviera la seguridad de que esas vivencias fueron reales.

Habían pasado unas horas después del mediodía cuando alguien llamó a la puerta. La joven resopló y, con pereza, posó los pies en el suelo y se obligó a ir a abrir. Ni Centinela ni Asmodeus estaban en casa, así que todo estaba muy silencioso. Al abrir la puerta descubrió que era Muni quien la visitaba. Le hizo pasar, recogió el poco papeleo que había dejado por allí, puso una marca en el libro y lo dejó en la estantería.
- ¿Quieres un té?
- Por supuesto, seyyida- hizo una pequeña reverencia que hizo que la bruja se riera.
- Siempre me llamabas así en privado.
- Era un pequeño juego, y ayudó a conseguir que te aferraras a la vida.
- Nunca la he soltado.
- Cuando te encontré aquella vez estabas rota de dolor.

Nabi no dijo nada, tan sólo se giró y fue a la cocina a preparar el té. Agradeció al azar el haber dado la tarde libre a Donata, pero a cambio debía mandar la carta al castillo con el pedido de la comida. No tardó en regresar con su invitado a la sala y sirvió el té.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Lun Mayo 18, 2015 10:17 pm

Muni escribió:
Sabía de sobra que había sacado malos recuerdos de la mente de Nabi. Pero parecían más graves que en la época en que estuvieron juntos sirviendo en la casa del rajá. Se dio cuenta de que no sólo había madurado físicamente. Ya no tenía ese atisbo de inocencia ni vulnerabilidad de antaño.
- Cuéntame Nabi. ¿Qué ha sido de ti desde el incendio?
- Fui nómada durante un par de años. Trabajé en el campo o de sirvienta, pero no duraba mucho.
- Siempre fuiste de carácter fuerte. Te he interrumpido, continúa- bebió un sorbo mientras dejaba que siguiera relatando.
- Un día, no sé bien por qué, algo me impulsó a venir aquí. Como una fuerza extraña. Acababa de librarme de una odiosa familia de comerciantes que había prosperado y se creían mejor que nadie, así que por discrepancias me fui. Y eso ha sido todo.
- Parece que estás obviando algunos detalles. ¿Volviste a pasar hambre?
- Sólo cuando no trabajaba, y no mucho. Sabía racionarme la comida, y me enseñaste bien a regatear precios. No fue una época tan mala- añadió con una sonrisa-. Prosperé lo suficiente para tener un pequeño terreno que me da de comer y comprarme un techo donde dormir.

Sin darse cuenta, ambos bebieron a la vez.
- ¿Y qué pasó después del incendio? ¿Se encontró a los culpables?
- Sí. Fueron el capitán y sus hombres de confianza. Ellos urdieron la conspiración contra el rajá, pero gracias a cierta seyyida no ocurrió nada más grave que el incendio de la casa de exilio. Ejecutaron a los conspiradores y después pudimos volver a nuestro hogar. Bueno, todos menos yo. Sé que el rajá ha reclamado lo que es suyo y ha destronado al usurpador.
- Me alegra saber eso.
- No deberías. Se derramó demasiada sangre, culpable e inocente.
Vio que la joven se estremecía.
- Pero bueno, ahora gozamos de una época próspera y de paz. Sólo queda que te vengas a ser la reina. El rajá tiene ansias de que estés a su lado.
- No puedo- dijo de inmediato.
- ¿Por ese joven?
- Koal es la mayor razón, pero no la única. Esta tierra es parte de mí. Llevo años aquí, y se ha convertido en mi hogar.
- ¿Y qué dirá la gente cuando se enteré de que sabes hacer cosas que los demás no?
- ¿Cosas como esta?

Nabi posó la taza en la bandeja y alzó las manos despacio, ambas extendidas con las palmas hacia arriba. La bandeja se elevaba en igual velocidad, y no tardó en volver a estar posada en la mesa. La miró sorprendido. Recordaba a una niña asustadiza de sus poderes, pero ante él se hallaba ahora una verdadera bruja, segura de lo que hace.
- Algún día te descubrirán.
- He vivido muchos años ocultándome muy bien. Además, no soy la única bruja de por aquí.
- Nabi, por favor. Recapacita y vuelve conmigo. El rajá me ha exiliado a menos que lleve a su auténtica reina: tú.
- Muni, no vamos a hablar más de esto. Lamento tu situación, pero mi respuesta sigue siendo que no.

El hombre tenía los labios apretados, haciendo una fina línea. Dejó la taza sobre la mesa y se levantó.
- Cambiarás de idea.
Salió a toda prisa, dejando perpleja a la bruja.
_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Lun Mayo 18, 2015 10:19 pm

- ¡Pero bueno...!
La afirmación de su antiguo protector la dejó anonadada. ¿Qué le hacía pensar que iba a cambiar de parecer? Recogió todo, medio enfurruñada por la casi discusión con Muni. Era cierto que lamentara que no pudiese volver, pero no iba a cambiar su libertad por una jaula de oro para que él pudiera vivir cómodamente.

Una semana después, y tras lograr que todo estuviera al día, decidió volver dando un pequeño paseo. Se había levantado muy pronto y el cielo comenzaba a clarear muy levemente, así que esa era otra razón por la que andaba más despacio de lo acostumbrado. En uno de los callejones, alguien la agarró por detrás y le puso algo en la boca. La bruja forcejeó, pero no tardó en perder la consciencia al inhalar la adormidera.

Al despertar, ya era mediodía. Tuvo que cerrar los ojos rápido e incorporarse. Se dio cuenta de que se encontraba en un carromato, pasando por un bosque. Sentía mucho cansancio, y apenas podía moverse. Llevaba unas cadenas que eran muy largas. Giró la cabeza para ver quién conducía, y no se trataba de otro que de Muni.
- No voy a ir allí.
- Cambiarás de opinión cuando lleguemos al reino.
- ¿Así?- levantó las manos para mostrar los grilletes.
- Eso es un mero formalismo. Me lo agradecerás.
Chasqueó los dedos, pero su magia no funcionaba.
- Como puedes comprobar, esas cadenas suprimen la magia del portador.

Nabi apretó los dientes, enfadada. Se dedicó a pensar un plan. No podía usar la magia, pero sí que podía hacer otras cosas. Se levantó despacio, con cuidado de no caerse por los baches, y miró al cielo. Podía enganchar la cadena en una rama y volver andando a Soria. Levantó un poco las manos y las meció para mover la cadena, hasta que las alzó. Falló un par de veces, pero a la tercera lo consiguió. Se quedó colgada por unos instantes de la rama hasta que los eslabones se escurrieron de ella y la tiraron al suelo.

No sabía dónde se encontraba. Tan sólo debía volver a casa. No podía hacer conjuros, pero sí que podría buscar parte de ella. Las cadenas le permitirían reunir todo su ser. Le faltaba una gota de sangre, y esa estaba a buen recaudo. Se concentró y esperó a sentir la parte que le faltaba. Suponía que el anillo que le regaló al alcalde brillaría levemente, pero esperaba que estuviera tan ocupado que no se diera cuenta. Se guió de su instinto como si de una brújula se tratase.

A pesar del hambre y sed, pudo llegar de nuevo a la villa. Ya era media tarde, y lo primero que hizo fue ir al herrero a que le quitara las cadenas. Pagó por sus servicios, un extra para que no dijera nada y se las llevó en un saco. Se fue a su hogar y guardó las cadenas en una de las habitaciones de la torre. No se esperaba que LordKoal estuviera ya en casa, así que se inventó algo. Como se encontraba agotada, decidió tomar algo ligero para comer e irse a dormir rápido.

Pasó el tiempo, y con él los tiempos de paz. Los acontecimientos estaban agitados, y aún fueron peores cuando un día su amado recibió una carta citándole a acudir a Toledo. Todos esos días que estuvo fuera, la joven sólo se dedicó a trabajar. Pensar en lo peor la volvería loca. Se autoimpuso una rutina dura, lo que la ayudaba a caer rendida en cuanto llegaba la hora de dormir.

La primavera ya se había instalado en Soria, y un día en que había refrescado escuchó el relincho de un caballo cerca de su casa. Había aprovechado un rato de ese día para vender unas plantas, por lo que al volver a casa ya se encontró al alcalde de vuelta. Le abrazó y rápidamente se pusieron al día mientras entraban. Se sintió aliviada al saber que no había de qué preocuparse, y se alegró ante la buena noticia de que ahora LordKoal era vizconde.
- No conozco a nadie que lo merezca más que tú. Felicidades cariño. Habrá que celebrarlo- le guiñó un ojo y sonrió con picardía.

No recordaba que Donata estaba por la casa hasta que escuchó un carraspeo.
- Disculpe señora. Ya casi está la cena. Les dejaré solos enseguida.
Y así fue. Brindaron por el futuro de ambos y por los planes que estaban por venir. No tardaron en subir a su habitación y continuar la celebración más en privado.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Mar Mayo 19, 2015 8:24 am

Muni escribió:
Al fallar su plan de llevarse a la joven a su país, decidió dejar pasar algo de tiempo hasta que su enfado se aplacase. Se limitó a observarla desde la distancia, esperando el momento adecuado para volver a hablar con ella.

Un día que el sol calentaba como si fuera verano, Nabi salió de un edificio antes de lo acostumbrado. Ese fue el momento en que se interpuso en el camino, lo que le valió una mirada asesina de la joven.
- Debemos hablar.
- Yo no quiero hablar contigo.
- Quiero disculparme por mis modales, pero...
- Has secuestrado a una noble de la corona- le interrumpió hablando mordazmente-. ¿Sabes que eso hubiera supuesto que pasaras por el cadalso?
Muni se quedó helado. Cierto era que le había dicho que había prosperado, pero no sospechaba que era hasta ese extremo.

Respiró hondo, sin querer darse por vencido.
- Y siendo así, ¿qué haces con un don nadie como él?
- No se te ocurra volver a hablar así de Koal- dijo con gesto amenazante-. Él es más noble que cualquiera de alta cuna. Además, es vizconde. Y no, ni él ha venido detrás de mi al ser yo noble, ni viceversa. Estamos juntos desde que ambos éramos "don nadie".
Veía a Nabi acalorada e iba a continuar por su camino, pero a los pocos pasos la vio dar un traspiés e iba al suelo. Suerte que estaba cerca, así que como acto reflejo pudo recogerla antes de que fuera al suelo.

Se dio cuenta de que se había desmayado y, a pesar de intentar reanimarla, no respondía. La llevó en volandas a toda prisa al hospital, colocándola en la cama que le indicaron. No tardaron en echarle de la estancia, así que esperó frente a la puerta hasta que supiera algo de lo que le sucedía. Por muy equivocada que él creía que estaba, seguía teniéndole un gran cariño y se preocupaba por ella, igual que tiempo atrás.
_________________


Última edición por Nabi el Jue Mayo 21, 2015 4:54 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Jue Mayo 21, 2015 1:56 am

El buen tiempo, los días más largos y los buenos momentos hicieron que Nabi casi se olvidara de Muni. No le dijo nada a su amado de lo ocurrido aquel fatídico día, y prefirió dejarlo así. No quería que hubiera mal ambiente si Muni volvía a presentarse por allí, además de que conseguiría que el alcalde se preocupase en exceso por ella.

Aquel día era bochornoso, o esa era la impresión que le daba. Había comido muy poco en la oficina del puerto por todo el trabajo que tuvo acumulado. El calor era cada vez más sofocante para ella y se alegraba de estar ya casi en casa. Alguien le bloqueó el paso, nada más y nada menos que su captor. Nabi pensó que tenía mucho descaro en aparecer ante ella. Ambos discutieron, y la bruja se iba sintiendo cada vez con más calor, como si se ahogara. Sabía que no iba a aguantar más y decidió cortar la conversación para poder llegar a su casa. Apenas dio unos pasos cuando se desmayó.

Al despertar no reconoció nada al principio, hasta que por fin se situó. Le dijeron que un hombre la había cargado hasta allí al desmayarse. Se quedó a solas con el físico.
- Señorita Afonte, debe saber algo.
- ¿Tengo alguna enfermedad rara?- se sobresaltó de inmediato.
- Nada que no hayan pasado muchas mujeres antes que usted.
- ¿De qué se trata?
El físico no sabía por dónde empezar, así que fue directo al grano:
- ¿Cuánto hace que no sangra?
La bruja se puso pálida.
- No puede ser...

Cuando LordKoal se marchó, dejó de tomarse aquel remedio para evitar quedarse en estado debido a su mal sabor. Con la rutina que se había impuesto, se olvidó completamente de reanudar su consumo, y aquella noche, y las siguientes, habían propiciado lo que ahora tenía.
- Enhorabuena- le dijo el físico.
- No debe decir nada a nadie. Ya se enterarán por mí en el momento adecuado.
- Descuide, sé guardar los secretos. Es parte de mi profesión.

El físico le dio algunas instrucciones para su nuevo estado, y que debía acudir la próxima semana para otro reconocimiento. Rápidamente se fue de allí. Muni estaba en el rellano del hospital, con cara de preocupación. No podía enfadarse más con él.
- ¿Qué te ha ocurrido?
- Nada, ha sido el calor- mintió-. Muni, debo irme a casa. No me encuentro bien del todo, pero prometo que hablaremos. Es lo mínimo después de volver a ocuparte de mí.
- Está bien- dijo y soltó un suspiro.

Fue todo el camino de vuelta pensando en lo mismo. "Embarazada, no puede ser. ¿Cómo se lo digo a Koal?". En la entrada de su hogar, se paró. No estaba preparada para decirle nada, no por el momento. Si iba a perderle, que fuera más adelante. Soltó el aire y actuó como si no ocurriese nada.

_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Jue Mayo 21, 2015 1:57 am

Asmodeus escribió:
El minino llevaba días observando a la bruja y estaba rara. Decidió seguirla y descubrir por sí mismo qué ocultaba. No había servido de nada preguntarle, por lo que tomó esa resolución. Era fácil colarse en el hospital y seguir a Nabi a una de las habitaciones. Se quedó oculto debajo de la mesa que había allí.

Pudo escuchar claramente cómo el hombre que atendía a Nabi le preguntaba por el bebé. Asmodeus se sorprendió porque en casa no había ningún bebé, ni humano ni animal. A no ser que le llamaran bebé al endemoniado perro que convivía con ellos. Ya era enorme, pero su forma de actuar no distaba mucho de un niño, por lo que era fácil manipularle. "Pobre idiota", pensó refiriéndose a Centinela.

Se escabulló hasta la salida y esperó inmóvil a que la bruja apareciera.
- ¿No tienes algo que contarme?- preguntó en cuanto la tuvo a su lado.
Rápidamente ella miró a su alrededor, asegurándose de que no había nadie cerca para responder.
- No sé de qué me hablas.
- Del bebé. No te hagas la tonta, llevas días actuando extraño y he estado contigo en ese cuarto.
Ella suspiró.
- Estoy esperando un hijo. No es algo que hubiera planeado, pero así son las cosas.
- Lo dices como si eso fuera malo.
- Tener un hijo no es malo. Pero siento como si estuviese traicionando a Koal.
Se había posado en el hombro de Nabi, y ella les llevaba por calles poco transitadas.
- ¿No es suyo?
- ¡Claro que lo es? A lo que me refiero es que es como si le estuviera atando obligatoriamente. Temo que se aleje de mí, por eso aún no se lo he dicho.
- ¡Ay, Nabi! Ocultándoselo sí que le perderás. Además, este no es un secreto que se pueda ocultar mucho tiempo.

Dio un salto y se posó en una barandilla cercana. Ahí se fijo en que la tripa de la noble comenzaba a abultarse.
- Y cada vez tienes menos. Lo extraño es que Koal aún no te haya dicho nada.
Nabi se abrazó a sí misma.
- Supongo que se lo diré pronto. Tal vez esta noche, cuando llegue a casa. Ahora debo volver, no quiero que nadie sospeche.
- Nos vemos a la noche. Me voy a cazar.
Sabía que las cosas se iban a poner interesantes, pero hasta que ese momento llegara debía distraerse.
_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Jue Mayo 21, 2015 6:05 am

Por mucho que le costase reconocerlo, el gato tenía razón. No podía guardar el secreto por mucho tiempo más, y cabía la pequeña posibilidad de que su amado aceptara de buen grado la noticia. Al abrir la puerta de su casa, estaba Donata haciéndoles la cena, y también se encontraba conque el alcalde había llegado pronto, pillándola de sorpresa. "Bueno, se lo diré mañana". Quiso haber ensayado el cómo decírselo, pero no era cuestión de quedarse ensimismada y que le hiciera preguntas que todavía no podía responder. Estuvieron hablando sobre los planes que tenían para Soria, y LordKoal le dijo que mañana no tendría mucho trabajo en el ayuntamiento.

El olor de la comida comenzó a llegarle y sintió naúseas, las que tuvo que aguantar como pudo. Discreta como siempre, la sirvienta se marchó en cuanto la cena estuvo lista. Al principio cenaron en silencio, hasta que la bruja le preguntó:
- Como me has dicho que mañana vas a tener menos trabajo, ¿te parece que nos vayamos a dar una vuelta? Me apetece ir a pasear a caballo por las afueras de Soria, pero ir sola es aburrido. Y, si quieres, comemos fuera.

Terminada la cena, la joven colocó unos libros en su lugar, sintiéndose cada vez con el estómago más revuelto. A pesar de que llevaba algún tiempo teniendo esas sensaciones, ninguna podía compararse a la de esa noche y no iba a aguantar mucho más.
- Ahora vengo cariño, creo que he dejado una cosa mal puesta en el vivero.
Salió a toda prisa y se fue detrás de su casa, dejando salir toda la cena mientras se sujetaba con una mano en la pared. Como la tierra estaba removida, cogió una pala y tapó lo devuelto para evitar el mal olor.

Le había quedado mal sabor de boca, por lo que cuando entró a su casa bebió varios vasos de agua. cogió una hoja de menta y la dejó en la boca hasta que la picantez desapareció. Cuando levantó la vista, su amado la miraba atentamente, así que se quitó la menta de la boca y la tiró. "Más vale que haga algo rápido o sospechará", pensó. Se acercó y le rodeó el cuello, dándole un beso tras otro y sonrió. Enseguida notó que la tomaba en brazos y subía las escaleras.

En la habitación, ya tumbada y exhausta, no tardó en tener los brazos de LordKoal rodeándola. La preguntó si pasaba algo, a lo que la bruja dijo que no, y acto seguido dijo que notaba su piel diferente. Nabi se puso pálida, y agradeció que estuviera oscuro para que no lo viera. "Se ha dado cuenta". Bromeó diciéndole que era cosa de su percepción, que las cervezas causaban estragos en su mente. Sugirió que ambos durmieran, y eso hicieron. O, al menos, Nabi lo intentó, pero no pudo parar de darle vueltas al asunto del bebé e inconscientemente se llevó una mano al vientre. En algún momento a altas horas de la noche el cansancio la venció.

Al día siguiente, se vistió con ropa cómoda y bajó sin despertar a su novio a tomar algo para desayunar. No tardó en repetirse la escena de la noche anterior de salir a la calle, volviendo a tapar lo echado. Hizo algo para el almuerzo, y en ello estaba cuando las pisadas anticiparon que LordKoal bajaba. Tras el beso de buenos días y dejar que desayunara, ensillaron los caballos, guardaron la comida y marcharon con rumbo desconocido. Disfrutaron de una mañana agradable, hasta que unos calambres molestaron a la bruja. Estaban en mitad del campo y había unos árboles cerca, por lo que sugirió a su compañero sentarse a la sombra de uno de ellos. Dejaron a los caballos tranquilos y dispusieron todo para comer. Nabi trató de que su amado no se diera cuenta de que no quería comer, pero no funcionó, así que algo tuvo que llevarse a la boca.

Poco rato después, usó una excusa estúpida para alejarse. Se puso detrás de otro árbol, de nuevo vomitando. Al volver, vio que el alcalde tenía cara de preocupación, así que le besó en la sien.
- No pasa nada, estoy bien.
Le propuso regresar, a lo que la joven aceptó, pero sólo si iban caminando. No quería que le pasase nada a su retoño, ni tampoco volver a sentir aquellos pinchazos.

Llevaron las riendas de sus caballos y fueron dando un paseo hacia su hogar. La bruja se dio cuenta de que aquel día podía ser el último que pasarían juntos y ello la entristeció. Se le había puesto un nudo en la garganta y tomó la mano del vizconde, yendo todo el camino así.

Al llegar, la de Caracena propuso pasear por el río antes de volver a casa. Estaba algo fatigada pero no lo demostró. Acabaron llegando al lugar donde tiempo atrás decidieron ser una pareja.
- Aquí me llevé una gran alegría- le sonrió nostálgica.
Ataron los caballos al árbol más cercano y volvió a perderse en sus pensamientos. Sentir el beso de LordKoal hizo que volviese a la realidad y volvió a preguntarle si le pasaba algo. La joven tan sólo le abrazó con fuerza.
- Perdóname. Soy una egoísta, pero es porque no quiero perderte.
Tomó aire al ver la cara de incertidumbre.
- Anoche dijiste que yo estaba diferente, y es cierto. Lamento haberte engañado. Es que... es que...
Le tomó de las manos y le miró a los ojos y se mordió el labio antes de decirlo:
- Estoy embarazada.
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Jue Mayo 21, 2015 8:38 am

Por mucho que le costase reconocerlo, el gato tenía razón. No podía guardar el secreto por mucho tiempo más, y cabía la pequeña posibilidad de que su amado aceptara de buen grado la noticia. Al abrir la puerta de su casa, estaba Donata haciéndoles la cena, y también se encontraba conque el alcalde había llegado pronto, pillándola de sorpresa. "Bueno, se lo diré mañana". Quiso haber ensayado el cómo decírselo, pero no era cuestión de quedarse ensimismada y que le hiciera preguntas que todavía no podía responder. Estuvieron hablando sobre los planes que tenían para Soria, y LordKoal le dijo que mañana no tendría mucho trabajo en el ayuntamiento.

El olor de la comida comenzó a llegarle y sintió naúseas, las que tuvo que aguantar como pudo. Discreta como siempre, la sirvienta se marchó en cuanto la cena estuvo lista. Al principio cenaron en silencio, hasta que la bruja le preguntó:
- Como me has dicho que mañana vas a tener menos trabajo, ¿te parece que nos vayamos a dar una vuelta? Me apetece ir a pasear a caballo por las afueras de Soria, pero ir sola es aburrido. Y, si quieres, comemos fuera.

Terminada la cena, la joven colocó unos libros en su lugar, sintiéndose cada vez con el estómago más revuelto. A pesar de que llevaba algún tiempo teniendo esas sensaciones, ninguna podía compararse a la de esa noche y no iba a aguantar mucho más.
- Ahora vengo cariño, creo que he dejado una cosa mal puesta en el vivero.
Salió a toda prisa y se fue detrás de su casa, dejando salir toda la cena mientras se sujetaba con una mano en la pared. Como la tierra estaba removida, cogió una pala y tapó lo devuelto para evitar el mal olor.

Le había quedado mal sabor de boca, por lo que cuando entró a su casa bebió varios vasos de agua. cogió una hoja de menta y la dejó en la boca hasta que la picantez desapareció. Cuando levantó la vista, su amado la miraba atentamente, así que se quitó la menta de la boca y la tiró. "Más vale que haga algo rápido o sospechará", pensó. Se acercó y le rodeó el cuello, dándole un beso tras otro y sonrió. Enseguida notó que la tomaba en brazos y subía las escaleras.

En la habitación, ya tumbada y exhausta, no tardó en tener los brazos de LordKoal rodeándola. La preguntó si pasaba algo, a lo que la bruja dijo que no, y acto seguido dijo que notaba su piel diferente. Nabi se puso pálida, y agradeció que estuviera oscuro para que no lo viera. "Se ha dado cuenta". Bromeó diciéndole que era cosa de su percepción, que las cervezas causaban estragos en su mente. Sugirió que ambos durmieran, y eso hicieron. O, al menos, Nabi lo intentó, pero no pudo parar de darle vueltas al asunto del bebé e inconscientemente se llevó una mano al vientre. En algún momento a altas horas de la noche el cansancio la venció.

Al día siguiente, se vistió con ropa cómoda y bajó sin despertar a su novio a tomar algo para desayunar. No tardó en repetirse la escena de la noche anterior de salir a la calle, volviendo a tapar lo echado. Hizo algo para el almuerzo, y en ello estaba cuando las pisadas anticiparon que LordKoal bajaba. Tras el beso de buenos días y dejar que desayunara, ensillaron los caballos, guardaron la comida y marcharon con rumbo desconocido. Disfrutaron de una mañana agradable, hasta que unos calambres molestaron a la bruja. Estaban en mitad del campo y había unos árboles cerca, por lo que sugirió a su compañero sentarse a la sombra de uno de ellos. Dejaron a los caballos tranquilos y dispusieron todo para comer. Nabi trató de que su amado no se diera cuenta de que no quería comer, pero no funcionó, así que algo tuvo que llevarse a la boca.

Poco rato después, usó una excusa estúpida para alejarse. Se puso detrás de otro árbol, de nuevo vomitando. Al volver, vio que el alcalde tenía cara de preocupación, así que le besó en la sien.
- No pasa nada, estoy bien.
Le propuso regresar, a lo que la joven aceptó, pero sólo si iban caminando. No quería que le pasase nada a su retoño, ni tampoco volver a sentir aquellos pinchazos.

Llevaron las riendas de sus caballos y fueron dando un paseo hacia su hogar. La bruja se dio cuenta de que aquel día podía ser el último que pasarían juntos y ello la entristeció. Se le había puesto un nudo en la garganta y tomó la mano del vizconde, yendo todo el camino así.

Al llegar, la de Caracena propuso pasear por el río antes de volver a casa. Estaba algo fatigada pero no lo demostró. Acabaron llegando al lugar donde tiempo atrás decidieron ser una pareja.
- Aquí me llevé una gran alegría- le sonrió nostálgica.
Ataron los caballos al árbol más cercano y volvió a perderse en sus pensamientos. Sentir el beso de LordKoal hizo que volviese a la realidad y volvió a preguntarle si le pasaba algo. La joven tan sólo le abrazó con fuerza.
- Perdóname. Soy una egoísta, pero es porque no quiero perderte.
Tomó aire al ver la cara de incertidumbre.
- Anoche dijiste que yo estaba diferente, y es cierto. Lamento haberte engañado. Es que... es que...
Le tomó de las manos, le miró a los ojos y se mordió el labio antes de decirlo:
- Estoy embarazada.
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
LordKoal
Jefe literario
avatar

Cantidad de envíos : 62
Fecha de inscripción : 11/02/2014

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Mar Ago 18, 2015 6:33 am

La llegada del buen tiempo a Soria había provocado muchas cosas. Los campos comenzaron a sembrarse, las flores a aparecer de la tierra y los árboles a vestirse con un exuberante follaje. Para el alcalde de Soria también era una época de cambios. Tras más de dieciocho meses de alcalde comenzaba a sentirse exhausto. Se unía a ello su entrenamiento en el ejército y la posible partida a la guerra. Todo esto provocó que apenas tuviera tiempo para ver a su chica y mucho menos para visitar las tierras que le habían concedido dos meses atrás. Se hizo fundamental buscar a alguien que pudiera hacerse cargo de la alcaldía de la villa en la siguiente legislatura y así fue. Gracias a ello, consiguió tener más tiempo libre haciéndoselo saber a Nabi durante una de las pocas cenas que coincidían juntos.
- Como me has dicho que mañana vas a tener menos trabajo, ¿te parece que nos vayamos a dar una vuelta? Me apetece ir a pasear a caballo por las afueras de Soria, pero ir sola es aburrido. Y, si quieres, comemos fuera.
- Me parece perfecto, es algo que necesito. - dijo ilusionado de pasar un día tranquilo con ella.

Terminaron de cenar y mientras se tumbó un rato para reposar la comida, se cercioró de que Nabi había salido a la calle. Al poco regresó y se dirigió hacia ella al observar un comportamiento extraño. Tanto fue así que sin mediar palabra se acercó a él y comenzó a besarle. El joven no le dio mucha importancia y tomándola en sus brazos la llevó a la habitación donde, antes de dormir, se abrazó a ella. Notaba a la de Caracena ausente y "distinta" y se lo hizo saber - ¿Sucede algo? - a lo que respondió negativamente y sugiriendo que mejor sería dormir para el día siguiente, algo con lo que estaba de acuerdo.

Fue de las pocas mañana que se levantó descansado. Llevaba bastante tiempo madrugando, pues las obligaciones imperaban sobre todo. Su chica le tenía preparado el desayuno y también todo lo necesario para iniciar la marcha. Al acabar el desayuno se dirigió al establo y ensilló ambos caballos, Luna y Xarahiz.

Tras un largo rato a caballo decidieron parar y comer algo. El joven tomó su pedazo de pan y cortó con la cuchilla un trozo de carne curada y otro de queso haciéndose un bocadillo que devoró al instante. No hizo lo propio la bruja que apenas cató nada y al instante se incorporó y con una excusa peregrina que no convenció al de Plasencia se marchó hacia el bosquecillo anexo. El joven se quedó pensativo, bebiendo de la bota de vino y mirando hacia el lugar por el se había marchado hasta que ella volvió. Su cara debía ser lo suficientemente expresiva porque ella lo notó al instante.
- No pasa nada, estoy bien. - dijo sin mediar una pregunta al tiempo que le besaba la sien.
- No estoy del todo seguro. Creo que será mejor que regresemos a casa. - le propuso.
Nabi no puso ningún impedimento, pero si una condición: quería volver andando. El vizconde no sabía porque querría regresar andando pues estaban bastante lejos y los caballos frescos y descansados. De todos modos no dijo nada pues en caso de cansancio siempre podrían subirse a ellos.

Anduvieron largo rato, en silencio. Ya casi estaban en Soria pues al fondo se divisaban sus muros pero, de repente, Nabi levantó la mirada y le dijo:
- Aquí me llevé una gran alegría
El joven también reconoció el lugar y le devolvió la sonrisa. No hizo falta decirse nada el uno al otro para comprender que era buena idea detenerse un rato en aquel sitio. El joven terminó de atar los caballos y se dirigió hacia Nabi, que miraba ensimismada hacia ningún sitio. La rodeó con sus brazos desde su espalda y le besó en la mejilla.
- ¿Estás bien? - le volvió a preguntar
- Perdóname. Soy una egoísta, pero es porque no quiero perderte.
Se puso frente a ella sin saber qué decir aunque numerosas preguntas recorrían su cabeza.
- Anoche dijiste que yo estaba diferente, y es cierto. Lamento haberte engañado. Es que... es que...
"Lamento haberte engañado", tres palabras que casi le provocan un colapso. - No es posible que ella... - no tuvo tiempo para comerse mucho más la cabeza pues la joven, tomando sus manos y mirándole terminó su frase.
- Estoy embarazada.
¿Embarazada? Se preguntó a sí mismo el de Plasencia que no sabía ni que decir en ese momento. - Mi chica, la mujer a la que amo ¡¡está embarazada!! - pensaba mientras en su cara aparecía una mueca de felicidad. Rápidamente la abrazó cariñosamente y la besó, dulcemente. Ella lo necesitaba, él sabía que lo necesitaba.
- ¿Como has podido pensar que ibas a perderme por algo así? - le dijo alegre, no podía ocultar su felicidad
- En este lugar no sólo tú te llevaste una alegría, sino ambos. Una preciosa joven de la que siempre estuve enamorado - le dedicó una sonrisa - aceptó ser mi novia hace ya casi dos años y ahora, esa misma chica me acaba de dar una segunda alegría. - le acarició la mejilla secándole una lágrima que acababa de aparecer y la besó de nuevo.
- Vas a ser una madre preciosa y maravillosa y por supuesto yo estaré a tu lado, eso no lo duces. Ahora mismo me acabas de hacer muy feliz.

La llevó junto a un árbol al lado del río y le ayudó a sentarse situándose él a su lado sin soltarle sus manos.
- Cuéntame, ¿Cómo es que estás embarazada si tú no se suponía que...? ¿Desde cuándo? ¿Desde cuándo lo sabes? ¿Por qué no me has dicho nada antes?- le preguntó en poco tiempo - Perdona tantas preguntas, pero estoy ahora mismo muy emocionado.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Mar Ago 18, 2015 6:34 am

De todas las reacciones que había ensayado en su cabeza después del discurso, no esperaba que la de alegría estuviera entre ellas. Deseaba aquella respuesta pero había interioriado que la rechazaría. A pesar de tratar de separar a su amado de su lado mágico y su peor parte, ambos estaban presentes en su vida y podrían volver a emerger en cualquier momento. Respondió a su abrazo y beso, tratando de olvidar sus miedos.

- ¿Como has podido pensar que ibas a perderme por algo así?
- Bueno, no es raro oír abandonos de los hombres cuando sus mujeres se quedan en estado porque no quieren hacerse cargo de la situación...- dejó la frase en el aire-. Perdóname, sé que tú no eres de esos.
- En este lugar no sólo tú te llevaste una alegría, sino ambos. Una preciosa joven de la que siempre estuve enamorado aceptó ser mi novia hace ya casi dos años y ahora, esa misma chica me acaba de dar una segunda alegría.
Se le escapó una lágrima debido a todos los sentimientos acumulados, sumándose la vergüenza por pensar así de Lordkoal y la felicidad que le estaba haciendo sentir en esos instantes.

Agradeció el beso, el cual hizo durar todo lo que pudo.
- Vas a ser una madre preciosa y maravillosa y por supuesto yo estaré a tu lado, eso no lo duces. Ahora mismo me acabas de hacer muy feliz.
- Menos mal que estarás para ayudarme. Sería muy complicado tener que criar sola a un niño o niña con... ya sabes... mis dones.

Se dejó arrastrar por el vizconde hasta un árbol cercano al río y se sentó a los pies del mismo.
- Cuéntame, ¿Cómo es que estás embarazada si tú no se suponía que...? ¿Desde cuándo? ¿Desde cuándo lo sabes? ¿Por qué no me has dicho nada antes? Perdona tantas preguntas, pero estoy ahora mismo muy emocionado.
Sonrió antes de responderle.
- Sí, se suponía que tomaba los medios necesarios para no tener hijos. Tuve una corazonada de que ibas a tardar bastante en regresar, y como lo que tomo sabe a rayos...-contuvo la risa al ver su cara. "Seguro que está recordando el día de la resaca"-. Sabes que en Soria siempre hay mucho que hacer, y olvidé completamente volver a tomar mi brebaje cuando regresaste. Además, estaba preocupada por si las cosas se habían puesto mal en el reino.

Apretó ligeramente sus manos.
- Por suerte, trajiste una buena noticia a tu regreso, tuvimos una muy buena celebración- le guiñó un ojo pícara- y, hace unos días, comencé a encontrarme mal. Al principio pensé que se debía al exceso de trabajo, pero cuando me revisaron en el hospital me dijeron que estoy embarazada.

Apoyó la cabeza en su hombro.
- He de reconocer que no quería hijos. Es complicado ocultar lo que somos y podemos acabar en la hoguera al mínimo descuido. Cuando me enteré de que voy a ser madre, me aterró la idea al principio. Pero pensándolo más, me di cuenta de que realmente me alegra. Quiero tener este bebé porque lo hemos hecho entre los dos.
Sopló una brisa fresca, lo que la hizo estremecerse.
- Será mejor que nos vayamos a casa. Comienza a refrescar.
Se levantaron y fueron andando hacia su hogar, seguidos por los caballos.

Fueron pasando los meses y, con ellos, la barriga de la bruja fue en aumento. En todo ese tiempo, había leído más diarios de su antepasada. Le había gustado tanto su forma de ser y de enfrentarse a la vida que pensó que sería buena idea que su hija tuviera ese nombre, si es que resultaba tener una niña. Un día, hizo dos columnas en una hoja pequeña. En el lado derecho comenzó a escribir varios nombres de varón que se le fueron ocurriendo, pero en el izquierdo tan sólo uno: el de su antepasada. Le dejó a Lordkoal la hoja y le explicó el motivo de que sólo hubiera un nombre de mujer. Por suerte, él estuvo de acuerdo con el nombre y añadió alguno más a la derecha. Guardó esa hoja en su bolso por si se le ocurría algún nombre más.

En los ratos libres hacían planes para su hijo por lo que, entre otras cosas, debían habilitar una habitación para él. También pensó en quién sería un buen padrino o madrina para él e inmediatamente le vino a la cabeza Lluvia. Nadie más podría desempeñar tan buena labor.
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Dom Sep 20, 2015 12:54 am

Después de acondicionar su cuarto en la hostería de Soria, Muni se sentó en la silla del escritorio. Tomó la pluma dispuesto a escribir al rajá, pero se quedó absorto en sus pensamientos. Le vino a la cabeza la conversación que tuvo con la de Caracena semanas atrás.

Se asombró de la noticia de que se había quedado embarazada. "La creía más inteligente". Sabía que el rajá ya no la querría, pero tal vez sí a su bebé, y más si resultaba ser una niña. Pero Nabi le conocía bien y había tomado cartas en el asunto. Le había hecho prometer que no volvería a llevársela y que no le quitaría a su hijo. Eligió bien las palabras para que no pudiera encontrar nada que pudiera invalidarlas. Suspiró, y decidió hacer lo que nunca pensó que haría, y que bien podría llevarle a la muerte si el rajá se enteraba: mentir. Diría que creyó encontrar pistas pero resultaron ser falsas.

En la siguiente carta le diría parte de la verdad: que la había encontrado, pero que ya había formado su propia familia. Sólo deseaba que el rajá no le mandara a raptarlas. Sería buena idea mencionarle también su promesa.

Todo lo que podía hacer ahora era asegurarse de que su antigua protegida tuviese un buen embarazo y parto y él, con sus conocimientos, podría proporcionárselos.
_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Dom Sep 20, 2015 9:22 am

Durante un breve período, Nabi fue elegida para ser fiscal del reino. Eso la ayudaría a no pensar una y otra vez sobre si sería una buena madre. Pudo atar algunas cosas, como que Lluvia aceptó el ser la madrina de su futuro bebé.

Pero aún tenía que preparar una habitación para el futuro miembro de la familia, y todavía no había pensado en la decoración y muebles que tendría. Podría pedirle ayuda a LordKoal para conseguir la mayor parte y que se hiciera en su carpintería. Suspiró y sacudió la cabeza. Tenía demasiadas cosas en ella, así que decidió centrarse en una cosa a cada momento. Aún tenía tiempo por delante hasta el momento del nacimiento.

Hasta que llegó un día importante tanto para ella como para su amado. Dos años habían pasado ya desde aquel día en el que, bajo aquel árbol a las afueras de Soria, su novio se le declaró. Una sonrisa cruzó su rostro al recordarlo. Había tenido su regalo a tiempo, y esperaba que él no se diera cuenta de que lo iba a llevar desde el inicio del día. Se levantó igual de pronto que él y, aunque no tenía tantas obligaciones como él, puso como excusa que el bebé se movía tanto que no la dejaba dormir más. Tomó la capa de LordKoal y se la puso.
- Estaba un poco deshilachada, así que la arreglé. Ya va haciendo frío por las mañanas, así que te va haciendo falta.
Le besó a modo de despedida y vio cómo se alejaba. Al poco rato apareció Donata y le hizo el desayuno. Agradecía enormemente no tener ya las naúseas por cualquier motivo.

Una vez lista para afrontar el día, fue a cada oficina atendiendo los asuntos de la misma. Había dejado instrucciones a Donata de qué hacer de comida y cena. Al atardecer la joven se encontraba de nuevo en su hogar. Con la ayuda de la sirvienta pudo entrar a la tina y darse un baño, después ponerse unos vestidos holgados, pero no por ello menos bonito, y esperar a su amado en el salón. Donata se retiró silenciosa a su nueva casa, dejando a su señora sola, tal y como había pedido.

Cuando escuchó llegar a LordKoal, fue rápida a recibirle, rodeando su cuello y besándole antes de que pudiera decir tan siquiera "hola". Tuvo que arquearse un poco al abrazarle, puesto que su barriga ya era como una barrera entre ambos, pero no importó.
- ¿Te gustó mi regalo?
Al ver su cara de sorpresa, ella rió.
- Lo has llevado todo el día, mira.
Tiró de su mano y le llevó al espejo. Allí señaló el cierre de su capa.
- Feliz aniversario.
Para sorpresa de ella, él también le tenía un regalo. Se trataba de un libro, pero estaba en blanco. Le dijo que era para rellenar con algo importante para ella. Tras darse los regalos, decidieron proseguir con la celebración, comenzando por cenar algo.
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Lun Oct 12, 2015 3:54 am

Un par de semanas después, y ante la amenaza de caminos peligrosos, LordKoal se marchó a limpiarlos junto a otros soldados. Sabía que no le iba a pasar nada, pero aún así no pudo evitar preocuparse. Lo que no se esperaba es que una enfermedad la atacase. Rápidamente fue al hospital al sentir que se fatigaba más de lo acostumbrado. Dejó que la examinasen, y efectivamente, había contraído lo que llamaban el "mal tarraconense", una enfermedad que en otras personas había causado fatigas y dolores por el cuerpo.

Sumado a todo ello, mientras guardaba reposo recibió una carta en la que no ponía el nombre del emisor, tan sólo el suyo. En ella se le comunicaba que Zulei de Lancrex, la madre de su ahijada Bedissa, había fallecido, dejando a la niña huérfana. No dudó ni un instante en que debía ir con ella, pero sus deberes como alcaldesa se lo impedían. Al día siguiente, su amado hizo aparición en su casa y se preocupó por el estado de la de Caracena, pero ella le restó importancia.
- Tenemos que cuidar de ella. Es mi ahijada y no quiero abandonarla. Pero yo no puedo ir a buscarla y dejar Soria sin alcaldesa. Por favor, Koal, ve tú.
Sabía que iba a negarse, sobre todo dado, así que le mostró la carta.
- No te preocupes por mí, estaré bien. Pero esa niña no, tiene que venir con nosotros.

Un par de días después, el vizconde se marchó junto a la que sería la madrina de su hijo. Durante su ausencia, fue haciendo los preparativos para recibir a su ahijada.
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Vie Nov 13, 2015 4:16 am

El día que llegó Bedissa, Nabi acudió rápidamente a abrazarla. La notó más delgada y con aspecto enfermizo. "Supongo que habrá padecido la misma enfermedad que el resto de sorianos. Mañana me aseguraré de que visite a una galena". Por supuesto, vio que estaba triste, sentimiento que comprendía a la perfección, pues ella había perdido a sus padres y sabía el dolor que causaba tal situación. Trató de animarla enseñándole su nueva habitación.

Había hecho un encargo a los aprendices de su amado y le habían hecho una cama para ella, además de diversos muebles. Se sentó en la cama resoplando. El embarazo hacía mella en ella y le costaba cada vez más caminar. Su ahijada se sentó a su lado y la bruja le acarició el pelo.
- Pronto tendrás alguien con quien jugar- le dijo al ver que miraba su barriga.
Dejó que apoyara la oreja en ella para poder escuchar los movimientos del bebé.
- Dale un poco más de tiempo para crecer. Cuando nazca tendrás que enseñarle cómo portarse igual de bien que tú. ¿Lo harás?
Sonrió al ver que ella asentía entusiasmada.

Volvieron a bajar y ahí abrió la puerta de la cocina, donde Centinela y Asmodeus estaban encerrados. Nabi no dejaba que Centinela se acercara a ella cuando estuviera muy alegre. Temía que le hiciera perder el equilibrio y pudiera tener algún percance con el embarazo. Dijo su nombre con voz autoritaria y el perro se acercó tranquilamente. Bedissa se agarraba a su pierna, tratando de ocultarse.
- Tranquila Bedi, no hace nada. Mira, puedes acariciarle- y eso hizo ella misma en la cabeza de Centinela.
Dejó que ella misma lo hiciera y enseguida le perdió el miedo.

Pasaron algunas semanas. Para sorpresa de la bruja, la niña se adaptaba bien a su nueva vida y al ajetreo de su casa. Trataba de no dejarla mucho sola, a saber cuándo volverían los momentos de melancolía y añoranza. La bruja hacía malabares con su tiempo: si no estaba ejercitando su cargo como fiscal del reino, estaba atendiendo los asuntos de Soria como consejera. Suspiró, sintiendo que no abarcaba todos los aspectos de su vida. Debería tomárselo con calma, pero no podía. Debía pensar en poner sus prioridades en orden y en desechar aquellas que no fueran realmente importantes tanto ahora como para cuando llegara el bebé. Y debía darse prisa con esa lista.
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Dom Nov 29, 2015 11:50 am

Cada vez estaba más cerca el día del alumbramiento. Por suerte, ya tenía todo previsto para la llegada del nuevo miembro de la familia. Pero antes de poder tenerlo en sus brazos, otro acontecimiento se acercaba, nada más y nada menos que su supuesto cumpleaños. Ese que siempre celebraba en estas fechas y no en primavera, cuando nació. Noviembre fue un mes donde renació, sin más familia que la abuelita, tanto tiempo atrás.

Que ese día estuviera próximo hacía que Nabi estuviera más meditabunda y, en cierto sentido, triste. Seguía con el temor de que su bebé le fuera arrebatado tal y como lo fue ella. Había hecho unos cuantos hechizos como medida de protección, pero sentía que eso no era suficiente. No tenía el ánimo para fiestas, así que había ideado algo para escabullirse. Se sentía cansada, así que redujo sus obligaciones a lo mínimo posible.

Y llegó el día señalado. Apenas había dormido bien las últimas noches, estaba decaída. El sol no había aparecido aún, y su amado descansaba a su lado. Con cuidado, se quitó el brazo que la rodeaba y se levantó. No tardó en cambiarse y salir a hurtadillas de su casa. Se perdió entre las callejuelas sorianas, por sitios donde generalmente no solía frecuentar en su rutina. Llevó una de sus manos al cierre de la capa y apretó la misma, como queriendo que la tapara también el cuello. La otra mano la utilizaba para sujetarse la barriga.

A mitad de camino paró en una tahona y se compró unos pastelillos para aguantar el hambre. No sabía el tiempo que estaría fuera y le estaba entrando hambre. Decidió esconderse en una pequeña plaza, tan pequeña que parecería un patio. Allí se sentó en uno de los bancos y tomó un par de pasteles. Los otros se quedaron en la bolsa junto a ella. Se recostó en la pared de una de las casas y dejó que el tiempo transcurriera. Debido a su estado y sus ropas, estaba segurísima de que nadie le diría nada. Le dolían los pies, a pesar de no haber andado casi nada, pero al estar sentada ese dolor menguaba. El frío ahí no se notaba, tal vez porque ya había transcurrido el tiempo suficiente para permitir que el sol hiciera su trabajo.

Balanceaba los pies mientras miraba sin ver a la gente pasar de un lado a otro, atareados con sus quehaceres. Su mente estaba muy lejos, recordando la vida que había vivido hasta ese momento, o la que podría haber vivido de no ser por la intevención de los ladrones. Cuando su estómago volvió a rugir, se fijó en el cielo y supo que hacía rato que había pasado la hora de comer. Prácticamente devoró el resto de pastelillos y pidió a una de las mujeres que vivía en una de las casas cercanas que echara el papel al fuego.

El frío la hizo volver a la realidad. Ya había anochecido y las hogueras iluminaban los hogares. Tuvo que pedir ayuda a un hombre que pasaba por allí para poder levantarse. Por suerte, no tuvo que aguantar ningún sermón ni consejo, por lo que fue despacio a su casa. La luz era tenue, así que supuso que LordKoal y Bedissa estarían durmiendo.

Había un cuenco con sopa. Metió el dedo meñique y pudo comprobar que estaba fría. Tomó el cuenco con ambas manos y cerró los ojos, concentrándose. Rápidamente la sopa se calentó y la bruja sonrió. De vez en cuando se permitía hacer pequeños conjuros. Se bebió el contenido con cuidado de no quemarse. De pronto, se dio cuenta de que su bebé apenas la había pateado. Se examinó como pudo y suspiró aliviada al notar que todo seguía su curso.

Subió las escaleras y se puso el camisón una vez llegó a su habitación. Cuando fue a peinarse el pelo, descubrió una nota doblada en su tocador. Esas palabras eran suficientes para saber que tendría al vizconde de su lado, en las buenas y las malas. Se olvidó de por qué había ido hacia el tocador, guardó la nota entre su correspondencia privada y se fue a dormir.
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Vie Dic 25, 2015 2:01 am

Tabatha. escribió:
La cuasi brujita había dormido casi todo el día, por lo que la noche fresca y silenciosa era perfecta para jugar en su pequeño hogar, el cual a decir verdad ya le estaba quedando muy chiquito ¿sera que se habrá encogido?

El silencio era algo incomodo, ¿Donde estarán aquellos sonidos hermosos que escuchaba a veces?, se preguntaba. Comenzó a dar pataditas, quería hablar y jugar y divertirse, y para colmo de males tenia hambre otra vez

Sentía ganas de romper aquella burbuja en la que vivía para así tener un poco mas de espacio pero no sabia si seria peligroso "Fuera, Impulso de Idiotez" se repetía, como dicen por ahí, el que tiene hambre no piensa así que siguió jugando con sus piecesitos en busca de atención.
_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Vie Dic 25, 2015 2:04 am

Había conseguido conciliar el sueño a ratos. Su bebé estaba revoltoso y apenas le dejaba descanso. Se acarició la barriga mientras tarareaba una nana que sintió que adormecía a ambos de nuevo. Imaginó cómo sería tenerlo en sus brazos y, con esa imagen en mente, cayó en un profundo sueño.

Al día siguiente se levantó más tarde de lo normal. El día anterior le había cansado demasiado, pero no dijo nada y se dispuso a hacer todo lo que estaba en su mano.

Pasó una semana. La nieve ya había llegado a la villa, así que era más complicado para la de Caracena ir a cualquier sitio, por lo que dependía de Donata y Muni para los encargos. Pero había uno al que debía acudir personalmente. Se había vestido de luto, el mismo vestido que llevó al funeral del rey Kossler, ya que se amoldaba a su figura. Cortó unas flores de su vivero y se dirigió a la cripta.

Una vez allí depositó las flores con cuidado y pasó los dedos por el grabado del nombre de su madrina. Suspiró con nostalgia.
- Ay madri, ojalá estuvieras aquí- musitó para sí.
Bien sabía que se hubiera llevado tamaña reprimenda y algún que otro escobazo por quedar en estado, pero eso le pareció insignificante en comparación con su ausencia.

Fantasma.de.Froda escribió:
Un remolino se alzó desde el suelo y un cirio se apagó y cayó rozando la cabeza de la soriana. La ahijada de la difunta,  estaba allí con una niña retozando en su vientre, lista para salirse del cascarón de su cuerpo. Esa nueva almita enternecía, un ave revoloteó cerca de Nabi, se posó sobre el sepulcro y cantó apenas un instante, que casi no duró un suspiro.
_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Vie Dic 25, 2015 2:05 am

Se quedó petrificada al sentir caer la vela tan cerca de ella. No sabía si era por ser ella misma o por ser bruja, pero podía sentir a la gente que había dejado este mundo. Tampoco sabía la reacción de su madrina al ver su estado, pero sabía que era ella porque sus presentimientos nunca la habían fallado.

Vio el pajarillo en el sepulcro piando y se llevó una mano a la boca. Bien sabía que eso era una señal, lo había leído en uno de sus libros. Tras unos instantes en que tuvo un cúmulo de emociones, logró calmarse. Su bebé pateaba con fuerza después de la tensión que sintió, así que respiró hondo varias veces hasta que ambos se calmaron. Luego de eso, salió de allí.

Se marchó a comprar algunas cosas y allí se encontró a Donata. Juntas emprendieron el regreso a su casa una vez terminaron todo. La joven no volvió a salir puesto que sabía que ya estaba por salir de cuentas y no quería que le pillara en ningún lugar alejado de su casa. Se dedicó a ultimar los detalles para la llegada del bebé y a revisar que no faltara nada.

Transcurrieron algunos días más. La joven se levantó, ya que apenas había podido conciliar el sueño. Se estremeció al sentir el frío de la estancia, típico sobre todo del invierno soriano que la dejaba así. Como el sueño brillaba por su ausencia, decidió ir a la cocina y beber algo de agua que aún tenía la jarra. Pareciera que su bebé estuviera incómodo y se lo hacía notar cada poco. Suspiró y se llevó una mano a la barriga, tratando de transmitirle calma. Miró por la ventana y pudo darse cuenta de que aún era muy de noche, así que pensó en intentar dormir un poco más.

Subió despacio las escaleras para regresar al dormitorio. Tuvo que parar unos instantes al llegar arriba, jadeando por el esfuerzo. De pronto, sintió un dolor muy fuerte en la tripa que la dejó sin aire. Se agarró con fuerza la barriga en cuanto sintió el segundo, gritando. Cogió aire.
- ¡KOAL! ¡KOAAAL!
No tardó en asomarse al pasillo, con cara de incertidumbre. Nabi no pudo hablar porque una nueva contracción la atacó, lo que la hizo doblarse aún más.
- Ya... ya viene.
Estaba asustada, pero al ver que su amado no se movía hizo que enseguida apareciera la rabia.
- ¡No te quedes ahí parado y ven a ayudarme a llegar a la cama!
Surtió efecto, ya que en cuestion de segundos le tenía al lado. Con una mano se agarró a su cuello y con la otra sostenía su barriga. Sintió la mano del vizconde sujetándola por la cintura e iban andando al paso de la bruja.

Cuando logró sentarse en la cama, dio nuevas instrucciones.
- Busca a Donata y a Lluvi...aaaa- contrajo el rostro en una mueca de dolor-. Y antes de ir..te, pon agua a calentar.
Su amado no se despegaba de su lado y ella sabía el motivo.
- Ve, por... favor. Necesi..to su ayuda.
Tras unos instantes, LordKoal se marchó. Nabi aprovechó ese momento en que el bebé le daba un respiro para acomodarse. Esperaba que no tardasen mucho.
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Vie Dic 25, 2015 2:06 am

--Muni escribió:
Como de costumbre, había ido a rezar muy pronto a la mezquita. Había terminado y ya estaba yendo calle abajo, andando con cuidado por la nieve hacia el camino a la hostería donde se alojaba. Una figura venía hacia él a paso rápido. No tardó en distinguir que se trataba del amante de su antigua discípula. Por su cara supo que pasaba algo, así que llamó su atención.

Una vez supo que Nabi había roto aguas y lo que le había mandado, no se lo pensó a la hora de ayudarle.
- Yo iré a buscar a la archidiaconisa. Tranquilo, que no sabotearé nada. Ella me importa mucho. Es como una hija para mí.

Dejó que el vizconde siguiera su camino y él fue hacia la casa de Lluvia. Una vez le comunicó la noticia, fueron ambos a la casa de la bruja, donde ya se podía escuchar algún que otro grito. Se encontraron con que la sirvienta de Nabi ya estaba allí.
_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Vie Dic 25, 2015 2:08 am

--Donata escribió:
Llamaron a su puerta en mitad de la noche. Con cara somnolienta, miró por la ventana a ver de quién se trataba y se sorprendió al ver que se trataba del novio de su señora.
- Señor...
No le dejó decir más. En pocas palabras supo del estado de Nabi. No tardó en vestirse y salir lo más rápido que le permitía la nieve hacia la casa de la señora. Corrió escaleras arriba, guiada por la voz de Nabi y entró. La agarró de la mano y puso una mano en su frente.
- Tranquila, señora. Yo estoy con usted y la ayudaré a tener a su bebé.

En el tiempo que llevaba bajo su servicio había terminado apreciando a su señora. Si bien no aceptaba que no estuviera casada con el vizconde, a pesar de no decirle nada, sabía que se trataba de una buena mujer.
- Voy a coger algunas cosas que necesitaré. Relájese y respire profundamente.
Fue rápidamente a buscar paños y a poner agua a calentar. Esto último no hizo falta, ya que alguien se encargó de ello. Supuso que se trató del vizconde, por lo que no le dio vueltas. Justo en ese momento llamaron a la puerta y fue a abrir.
_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
Nabi
Jefa literaria
avatar

Cantidad de envíos : 163
Fecha de inscripción : 25/09/2009
Localización : Perdida entre mis ideas...

MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   Vie Dic 25, 2015 2:13 am

--Piadosa escribió:
Piadosa corrió como pudo detrás de aquel hombre y de su Señora. Antes de cerrar la puerta cogió algunas sábanas limpias y varias ramas de tomillo seco que guardaba desde hacía meses en una bolsa.

- Esto puede servirnos. -Pensó con preocupación, su experiencia con recién nacidos era poca, pero había oído a las comadronas del pueblo comentar sobre que resultan siempre escasas las sábanas cuando se trata de un parto y que la infusión de tomillo evitaba las infecciones.

Finalmente llegaron los tres a casa de la futura madre, Lluvia con el corazón en la boca por los nervios y la ansiedad y Piadosa con las piernas entumecidas producto de la carrera.

La joven Donata que los vio llegar, les abrió rápidamente la puerta y Lluvia corrió sin siquiera pedir permiso, al lado de su amiga.

- Nabi, tranquila, ya estamos aquí. - Le dijo tomándole una mano e intentando dibujar en su rostro una sonrisa tranquilizadora, que debido a su preocupación, no lucía precisamente espontánea.

La bruja se sintió aliviada cuando acudieron a ayudarla. Trató de devolverle la sonrisa a Lluvia pero otra contracción hizo que, por el contrario, contrajera su rostro en dolor y apretara su mano. Les veía a todos revolotear a su alrededor. Seguía las indicaciones que le daban y empujaba cuando había tomado aire.

Con el paso de las horas, la de Caracena estaba cada vez más exhausta. Tenía la frente perlada por el sudor. Gruñía ya de desesperación.
- Ánimo, señora. Ya veo la cabeza- decía su sirvienta.
Eso hizo que recobrara un poco la esperanza de terminar cuanto antes su agonía. Empujó más fuerte, deseando acabar ya con ello. Siguió el resto de instrucciones.
- Estoy agotada- dijo la joven.
- Un último esfuerzo, señora.
Y eso hizo. No tardó en escuchar un llanto.

--Donata escribió:
Lo primero que hicieron después de encender la chimenea y de dejar los utensilios a mano fue echar a los hombres. Pese a las protestas de estos, las mujeres se mantuvieron firmes y casi les cerraron la puerta de las narices. Enseguida volvieron a atender a Nabi, quien estaba en la peor fase del parto.

Para ser el primer alumbramiento de su señora, Donata se maravilló de lo bien que lo estaba llevando. Transcurridas varias horas, era normal que ya estuviera cansada, por lo que sólo le quedaba animarla y ver qué tal iba saliendo el bebé. Habían tanteado su barriga para saber si nacía en la posición correcta y el parto no se complicaba. Tuvieron suerte de que no fue así.

Cuando ya por fin salieron los brazos, la sirvienta agarró de las axilas al bebé y tiró mientras la madre empujaba, lo cual facilitó que saliese antes. No hizo falta que le dieran el azote para que llorara: el bebé ya lo hizo por sí solo. Cortó el cordón que lo unía a la señora y sonrió.
- ¡Señora, es una niña!
La limpió y atendió lo más rápido que pudo y se la entregó a su madre, quien tenía los brazos extendidos con impaciencia.
_________________
Volver arriba Ir abajo
http://literanime.forosactivos.net
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: [RP] Casa Luna de Plata   

Volver arriba Ir abajo
 
[RP] Casa Luna de Plata
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 6 de 8.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente
 Temas similares
-
» [CERRADO] Luna de plata [Privado]
» Caballero de Plata de Lotus
» ¡Capturad al Hijo de la Luna! (0 cupos... si insiste alguien le abro)
» Historia de Mar del Plata
» Tutorial de Bienes Raices (Compra tu casa y remodelala) (VX)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
LiterAnime :: Otros topics :: Rol :: Reinos Renacientes (RR)-
Cambiar a: